Print Friendly, PDF & Email
Las sequías siguen provocando hambrunas (UN)

Las sequías siguen provocando hambrunas (UN)

No obstante las medidas adoptadas 98,6 millones de personas resultaron afectadas en 2005 y 22.000 murieron.

Según datos de la Oficina de la ONU para la Reducción de Riesgos de Desastres (UNISDR) las grandes sequías es la tenencia más inquietante en el mundo y más de 50 millones de personas sufrieron sus efectos en 2015.

Los desastres donde las políticas de prevención adoptadas por los gobiernos redujeron sus impactos fueron en situaciones de terremotos, huracanes, e inundaciones, según destaca un informe presentado la semana pasada en Ginebra.

Las cifras

Según UNISDR 2005 fue el año más caliente documentado hasta ahora por los diferentes organismos especializados, lo que explica que los desastres registrados ese año afectaron a 98,6 millones de personas y causaron la muerte de 22.000.

No obstante la gravedad de las cifras, son inferiores a las reportadas como promedio en la década anterior, al igual que los daños económicos asociados a los desastres, estimados en unos 66.000 millones de dólares.

Mayores medidas de prevención

El nuevo director de la UNISDR, el australiano Robert Glasser, consideró que esas reducciones son resultado de la aplicación por los gobiernos de mayores medidas de prevención.

“La tendencia más inquietante que observamos en la actualidad es la duplicación durante 2015 de grandes sequías”, dijo Glasser.

Durante 2015, más de 50 millones de personas sufrieron los efectos de sequías agudas, un incremento del 40% en comparación con el año anterior.

Por otro lado, los países que experimentaron la mayor cantidad de desastres fueron China, Estados Unidos, India, Filipinas e Indonesia.

Adaptación al cambio climático

Según esa Oficina de la ONU, el mensaje principal que se deriva de los datos recopilados es que la reducción de los gases de efecto invernadero y la adaptación al cambio climático son elementos vitales para la reducción futura de los riesgos de desastres.

“Vivimos en un mundo en el que actualmente el 90% de los desastres está relacionado con el clima. Por ello es necesario integrar los esfuerzos en materia de reducción de riesgos y de cambio climático”, afirmó Glaser.

Asimismo, subrayó que el calentamiento global no debe percibirse como un factor de riesgo aislado de otros factores como la pobreza, la falta de planificación de la urbanización, la violación de los códigos de construcción, la degradación ambiental y el crecimiento de la población en áreas expuestas a siniestros, como las zonas costeras o las planicies que tienden a la inundación.

Hambrunas

Por su parte el Programa Mundial de Alimentos (PMA) expresó gran preocupación por la inseguridad alimentaria en África, donde se estima que 14 millones de personas están pasando hambre a causa de las prolongadas sequías que afectaron las cosechas.

El organismo indicó en un comunicado que además de las sequías del 2015, el evento meteorológico El Niño está empeorando la situación este año.

Swisslatin / UN News (15.02.2016)