>
>
Escena de desastres naturales (Foto UN)

Escena de desastres naturales (Foto UN)

Los ecosistemas se hallan bajo una gran presión, amenazando las perspectivas de desarrollo sostenible, según el PNUMA.

El reciente informe del Programa de la ONU para Medio Ambiente (PNUMA) confirma que  desde 1990, al menos dieciocho conflictos violentos ocurridos en diferentes regiones del mundo han sido alimentados por la explotación de recursos naturales.

Según el organismo al menos cuarenta por ciento de todos los conflictos intra estatales tienen un vínculo a recursos naturales. Las guerras civiles se han centrado en los recursos de “alto valor” como madera, diamantes, oro, minerales y petróleo; otros conflictos, involucran control de recursos escasos como el agua y tierras fértiles.

Crece la demanda de recursos naturales

Los factores ambientales son rara vez, si acaso, la única causa de los conflictos violentos, subraya el PNUMA.

El informe subraya que mientras la población mundial sigue aumentando, y la demanda de recursos sigue creciendo, hay un significativo potencial para conflictos sobre recursos naturales que podría intensificarse en las próximas décadas.

Las consecuencias del cambio climático para disponibilidad de agua, seguridad alimentaria, predominancia de enfermedades, fronteras costeras y distribución de población puede agravar las tensiones existentes y generar nuevos conflictos.

Influencia determinante sobre la paz y seguridad 

Debido a la forma en que se rigen los recursos naturales y el medio ambiente existe una influencia determinante sobre la paz y seguridad, estas cuestiones también pueden contribuir a una recaída en conflictos si no se administran adecuadamente en situaciones posteriores a conflictos, advierte el PNUMA.

De hecho, los resultados preliminares de un análisis retrospectivo de conflictos intra estatales en los últimos sesenta años indican que los conflictos relacionados con recursos naturales tienen dos veces más probables de recaer en conflicto en los primeros cinco años.

Sin embargo, menos, de una cuarta parte de las negociaciones de paz tienen como objetivo resolver conflictos vinculados a recursos naturales han abordado los mecanismos de gestión de recursos.

Una exigencia de seguridad

Para los expertos del organismo de la ONU, integrar el medio ambiente y los recursos naturales en la consolidación de la paz ya no es una opción, sino una exigencia de seguridad.

En este sentido subraya el establecimiento de un órgano poco conocido, como lo es la Comisión de consolidación de la paz de las Naciones Unidas, que ofrece diferentes herramientas, incluso apoyo a proyectos regionales para abordar riesgos ambientales y capitalizar las oportunidades potenciales de una manera más consistente y coherente.

Pero los expertos insisten en que sin la voluntad política de los gobiernos, la amenaza de nuevos conflictos seguirá aumentando en el mundo.

Swisslatin  (21.04.2013)


>