Print Friendly, PDF & Email
María Mejía, Embajadora de Colombia (UN)

María Mejía, Embajadora de Colombia ante el Consejo de Seguridad  (UN)

Una resolución del Consejo de Seguridad definió los aspectos operacionales y el tamaño de la Misión.

Con el fin respaldar la implementación de los Acuerdos de Paz entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP), el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó el martes por unanimidad una resolución en la que define el tamaño, los aspectos operacionales y el mandato de la Misión para Colombia.

La resolución dispone que la misión política esté integrada por 450 observadores más un componente civil que será desplegado en las zonas transicionales. También detalla que operará en 40 lugares que incluyen una oficina nacional y ocho regionales, 23 puestos en las zonas transicionales y ocho puntos locales para la normalización.

Monitorear y verificar el alto el fuego

El mandato de la Misión será monitorear y verificar el alto el fuego como parte de un mecanismo tripartito en el que participan el gobierno colombiano y las FARC-EP. Quizás lo más difícil, será la tarea exclusiva de verificar la dejación de armas, que se le ha otorgado.

El embajador de Venezuela ante la ONU, Rafael Ramírez Carreño, afirmó que la resolución de hoy constituye “un elemento fundamental en la verificación y acompañamiento de la comunidad internacional al histórico proceso de paz” colombiano.

El trabajo de la Misión será complejo

El diplomático advirtió que el trabajo de la Misión será complejo, “de allí la necesidad de que las Naciones Unidas se sumen como un todo, no sólo en los aspectos de financiamiento de la Misión junto al gobierno colombiano, sino sobre todo en la extensa tarea de radicar las causas originarias del conflicto y crear los espacios de participación política y económica de los ex combatientes y de sus bases de apoyo político”, puntualizó Ramírez Carreño.

Por otra parte, recordó que su país ha recibido a más de 4 millones de colombianos que debieron desplazarse a causa de la violencia y citó el impacto que el conflicto ha tenido en Venezuela.

Desmantelar zona fronteriza

“A lo largo de nuestra extensa frontera de más de 2.000 kilómetros, hemos sufrido de los rigores de la violencia y la existencia de estructuras ilegales para financiar y soportar la guerra en Colombia. Hoy día, nuestra zona fronteriza está azotada por el fenómeno del paramilitarismo, que fue creado como una estrategia anti-insurgente y debe ser completamente desmantelado”, apuntó.

Al explicar su voto a favor de la resolución, los representantes de los miembros del Consejo de Seguridad coincidieron en subrayar el compromiso internacional de ayudar a consolidar la paz en Colombia tras más de 50 años de conflicto.

El gobierno de Colombia ha convocado un referéndum el próximo 2 de octubre sobre la implementación de los Acuerdos de Paz. Una vez realizado ese proceso consultivo no vinculante, se definirá la fecha de despliegue de la Misión de la ONU.

Swisslatin / UN News (14.9.2016)