Print Friendly, PDF & Email
Presos en el penal de Guantánamo (AI)

Presos en el penal de Guantánamo (AI)

El penal estadounidense en el enclave cubano es una mancha grave para la reputación de los Estados Unidos.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos Zeid Ra’ad Al Hussein acogió con beneplácito el plan del presidente Barack Obama para el cierre de Guantánamo y la transferencia de los detenidos a sitios estadounidenses seguros o a terceros países.

“Durante los últimos 14 años, Guantánamo ha sido una mancha grave en la historia de los derechos humanos y la reputación de Estados Unidos. Es vital que el plan para cerrar esa prisión no deje a nadie detenido indefinidamente ni sin un juicio, dijo el Alto Comisionado.

Mal ejemplo para los gobiernos

En un comunicado, Zeid recordó que ese penal ha servido a muchos gobiernos represivos como una justificación de sus acciones y confió en que no haya más obstáculos para su clausura.

“Todos los detenidos de Guantánamo deben ser transferidos a un centro regular de detención en Estados Unidos u otros países, donde se les garantice un debido proceso frente a un tribunal civil, acorde con los estándares internacionales”, apuntó.

El Alto Comisionado subrayó que cuando no haya evidencia suficiente para inculpar a un prisionero, se le debe liberar inmediatamente para que vuelva a su país o a una tercera nación cuando la suya implique algún riesgo.

Precedentes en la ONU

Por su parte, el portavoz de la ONU en Nueva York, Stephan Dujarric, recordó que el organismo mundial siempre ha urgido a todas las instancias del gobierno estadounidense a cerrar el penal de Guantánamo con las provisiones adecuadas.

“La maquinaria de derechos humanos de Naciones Unidas y otros actores siempre han acogido con beneplácito cualquier plan que tenga el objetivo de cerrar Guantánamo”, puntualizó Dujarric.

Por otro lado, un grupo de expertos de la ONU en Derechos Humanos y de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) urgieron recientemente al gobierno de Estados Unidos a cerrar inmediatamente el centro de detenciones de la Bahía de Guantánamo en Cuba.

En una carta abierta publicada al cumplirse 14 años de la instalación de esa penitenciaria, los especialistas también lo exhortaron a poner fin a la impunidad relacionada con las violaciones de las leyes humanitarias y de derechos humanos durante la “guerra global contra el terror”.

Limpiar su propia casa

Los expertos, subrayaron que Estados Unidos debe limpiar su propia casa y lo instaron a acabar con el oscuro capítulo de las medidas adoptadas tras los ataques del 9/11 en respuesta al terrorismo.

La carta indica que todos los implicados, incluyendo al más alto nivel de autoridad, deben ser considerados responsables de ordenar o ejecutar entregas extrajudiciales, detenciones secretas, detenciones arbitrarias de civiles y las llamadas “técnicas de interrogatorio mejoradas”.

Una cárcel fuera del Estado de Derecho

Los expertos recordaron que cerca de un centenar de detenidos todavía se encuentran en Guantánamo después de años de detención arbitraria sin juicio, fuera del Estado de Derecho y de los tribunales estadounidenses, a pesar de la orden ejecutiva emitida por el presidente Barak Obama en enero de 2009 para liberarlos o transferirlos y cerrar la instalación en el plazo de un año.

La carta la firmaron los relatores de la ONU sobre tortura, Juan Méndez; sobre la independencia del poder judicial, Mónica Pinto; el líder del grupo de trabajo sobre detenciones arbitrarias, Seong-Phil Hong; además del director de la oficina para instituciones democráticas de la OSCE, Michael Georg Link.

Swisslatin / UN News (24.02.2016)