Print Friendly, PDF & Email

Refugiados y migrantes protestan por las restricciones impuestas en la frontera de Grecia con la ex República Yugoslava de Macedonia. (foto UNICEF/Ashley Gilbertson)

Cuando se cumplen 25 años de la Declaración de Viena, que reforzó la universalidad de los derechos humanos y la obligación de acatarlos, el Alto Comisionado de la ONU alerta de que estamos en un momento de retroceso. 

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, ha denunciado que los derechos humanos están bajo presión en todo el mundo y ya no son tratados como “una prioridad”, sino como “un paria”.

En un acto por el 25º aniversario de la adopción de la Declaración de Viena sobre Derechos Humanos, Zeid lamentó que esta celebración ocurra en un momento de “retroceso”, en el que se desprecian “los derechos de gente que ha sido obligada a huir de sus hogares, porque las amenazas que afrontan allí son más peligrosas que los riesgos de su viaje”.

“Este aniversario podría ser la ocasión para una celebración educada de los logros de mi Oficina en las últimas dos décadas y media, y son muchos”, dijo Zeid a los delegados reunidos en Viena, pero añadió: “Hoy no es un momento para la complacencia soporífera. La legitimidad de los principios de los derechos humanos está siendo atacada. La práctica de las normas de derechos humanos está en retroceso”.

Incitación al odio

Zeid ha alertado sobre el ascenso en Europa de “partidos etno-populistas” que “alimentan el odio y abren cicatrices en sus sociedades con divisiones cada vez más profundas”.

Es, dijo, el “retroceso a una era en la que los racistas y los xenófobos inflaman el odio y la discriminación entre el público mientras se ocultan bajo la apariencia de la democracia y el imperio de la ley”.

El alto cargo de la ONU también denunció el aumento de un nacionalismo “estridente” en el que los intereses a corto plazo de líderes individuales exceden la búsqueda de soluciones a los males comunes. Los partidos “etno-populistas” alcanzan el poder propagando “visiones distorsionadas y falsas sobre los migrantes y los activistas de derechos humanos”.

“Casi en todas partes en Europa, el odio que dirigen hacia los inmigrantes se ha infiltrado en los partidos convencionales y sesgado el panorama político hacia una violencia y un sufrimiento mayores”, advirtió.

Hacia atrás

El Alto Comisionado considera el mundo también se dirige “a una era en que a las mujeres no se les permitía controlar sus propias elecciones y sus propios cuerpos”.

Además, subrayó que los partidos populistas que han llegado al poder tratan de “socavar la independencia del poder judicial” y de “silenciar muchas voces críticas en los medios independientes y la sociedad civil”.

“No habrá paz para ningún país hasta que haya respeto y justicia”, y “no habrá prosperidad sostenible a menos que todos puedan beneficiarse”, sentenció. “La igualdad y la dignidad humana son el camino hacia la paz en el mundo: el camino del verdadero patriotismo, la construcción de sociedades basadas en la armonía, no en la división y el odio”, concluyó.

Swisslatin / ONU newa (23.05.2018)