Soldados de la ONU en Haití (UN)

Atañe al personal de la Organización involucrada en misiones internacionales de la ONU.

El Secretario General de la ONU António Guterres, presentó una nueva estrategia para combatir el abuso y la explotación sexual en todas sus formas por parte del personal de la Organización, en particular acabar con la impunidad para los culpables de crímenes y abusos.

El líder de la ONU refrendó su intención de luchar contra ese lastre y de poner fin a la impunidad cuando llegue a ocurrir y también reconoció que, pese a los esfuerzos de años por evitar tan atroz delito, Naciones Unidas aún no logra erradicar ese tipo de atropellos.

Estrategia en cuatro pilares

La estrategia del Secretario General está centrada en cuatro puntos: atención a las víctimas, la transparencia, la rendición de cuentas y la impartición de justicia.

“Primero, da prioridad a los derechos y la dignidad de las víctimas. Segundo, se enfoca en acabar con la impunidad para los culpables de crímenes y abusos. Tercero, recurre a la sabiduría y guía de quienes han sido afectados, de la sociedad civil, de las comunidades locales y de otros actores para robustecer y mejorar nuestros esfuerzos. Cuarto y último, busca concienciar y compartir las mejores prácticas para poner fin a este flagelo”, apuntó.

Tolerancia cero

Guterres reiteró su compromiso con hacer realidad la tolerancia cero para el abuso y la explotación sexual en la Organización y recordó que desde que asumió la Secretaría General estableció una Fuerza de Tarea de Alto Nivel para elaborar la estrategia que permitiera conseguir esa meta.

Al presentar a la prensa la nueva estrategia, la jefa de Gabinete del Secretario General, Maria Luiza Ribeiro Viotti, dijo que si bien no se trata de un problema privativo de la ONU, la Organización ha sido vinculada a ese delito de una manera especialmente dura.

Afirmó además que, para remediarlo, Naciones Unidas precisa de la colaboración de los Estados, como lo plantea la nueva estrategia.

“Hay un énfasis en la asociación con los Estados miembros porque debemos reconocer que no se trata de una cuestión que la ONU puede enfrentar sola y necesitamos un enfoque de cooperación y alianza con ellos”, puntualizó Ribeiro Viotti.

Mujeres y niñas han sido las víctimas

Según el informe divulgado junto con el nuevo plan, en 2016 se recibieron denuncias de 145 casos de abuso y explotación sexual, 80 de ellos cometidos por personal uniformado y 65 por personal civil, lo que demuestra que se trata de una calamidad que alcanza a todo el sistema de la ONU.

El estudio detalla que de 311 víctimas de esos atropellos 309 fueron mujeres o niñas, por lo que la nueva estrategia también hace hincapié en promover el equilibrio de género en la plantilla del sistema de Naciones Unidas y en las fuerzas de paz.

António Guterres subrayó que ningún empleado de la Organización debe perpetrar delitos tan viles y enfatizó en contrapartida la labor del personal que trabaja en pro de los ideales de Naciones Unidas.

“La vasta mayoría de las tropas y el personal de la ONU sirve con orgullo, dignidad y respeto a la gente que asiste y protege, muy a menudo en condiciones peligrosas y difíciles y con un gran espíritu de sacrificio personal. Todas las víctimas merecen justicia y merecen nuestro apoyo firme. Juntos, hagamos realidad esa promesa”, subrayó.

Finalmente, el Secretario General confió en que, con el apoyo de los Estados miembros, no se tolerará ni condonará el abuso y la explotación sexual bajo la bandera de la ONU.

Swisslatin/ UN News (10.03.2017)