Erradicar la pobreza, meta de los ODS (WB)

Erradicar la pobreza, meta de los ODS (WB)

Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza: el hambre es mucho más que la falta de alimentos, es una terrible injusticia.

En el el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, las agencias del Sistema de Naciones Unidas, llaman a poner fin de una vez por todas, a la erradicación de la pobreza en todo el mundo y en todas sus formas.

El llamado interviene en momentos en que la ONU adoptó la nueva agenda mundial para el desarrollo sostenible hasta 2030, que entre sus principales objetivos es lograr la erradicación total de la pobreza.

La pobreza es una realidad compleja, pero no es un destino. Tiene alcance universal y afecta por igual a los países del Sur y a los del Norte – pero en todos los continentes son las mujeres y las niñas quienes más la padecen, analiza en su mensaje la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova.

Por su parte el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon subraya que no se podrán conseguir los objetivos de la Agenda 2030 sin un progreso rápido hacia la erradicación del hambre y la desnutrición y enfatizó que el hambre “es mucho más que la falta de alimentos, es una terrible injusticia”.

Derechos Humanos y cambio climático

Además de hacer aún más vulnerables a quienes ya se ven afectados por esta realidad, el cambio climático, las crisis económica y financiera y los conflictos hacen surgir nuevos pobres en todas las sociedades.

Para la UNESCO, la erradicación de la pobreza constituye una piedra angular de la lucha en defensa de los derechos humanos y la dignidad humana. La lucha sostenible contra la pobreza supone dotar a todas las personas de los medios para alcanzar la autonomía y afirmarse como protagonistas de su propia vida, utilizando para ello las posibilidades que brindan la educación, la ciencia, la cultura y la información.

Educación de calidad

La educación de calidad para todos, la posibilidad real que tienen todas las personas de participar en las transformaciones sociales y en la vida cultural y científica representan incentivos poderosos para la autoestima y constituyen medios concretos de crear empleo y actividades generadoras de ingresos basándose en los conocimientos locales, subraya la directora de la UNESCO.

Compartiendo los beneficios derivados de las investigaciones científicas podemos mejorar las cosechas y la seguridad alimentaria y garantizar el acceso al agua en su calidad de bien público mundial. Mediante la libertad de expresión, el debate público y el intercambio de información, podemos aumentar la conciencia social y el compromiso político necesarios para superar esta violencia.

Contra el desperdicio de alimentos

Por su parte el Secretario General de la ONU lamenta que alrededor de un tercio de los alimentos producidos se desperdician o se pierden y casi 800 millones de personas siguen padeciendo hambre, a pesar de producirse lo suficiente para alimentar a toda la población mundial. Poner fin al hambre “es responsabilidad de todos”, subraya Ban Ki-moon.

En el Día Mundial de la Alimentación, este año, organismos como la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) hacen especial énfasis en la necesidad de romper el ciclo de la pobreza rural.

Swisslatin / UN News (17.10.2015)