Mogens Lykketoft, (centro) preside asamblea (UN)

Mogens Lykketoft, (centro) preside asamblea (UN)

Presidente de la Asamblea General de la ONU llama a los Estados a cumplir con sus obligaciones internacionales.

Para el presidente de la Asamblea General de la ONU, Mogens Lykketoft, los Estados miembros deben cumplir con sus obligaciones internacionales y tomar decisiones más audaces para atender las necesidades de los refugiados en todo el mundo.

“Esto es una crisis global y exige una solución global. Los países ricos deben dar la bienvenida a más refugiados o aportar más fondos para ayudarlos y lo preferible es que hagan ambas cosas. Decir no a ello no es una opción”, manifestó el presidente de la Asamblea durante una conferencia de prensa.

Al debate general

Mogens Lykketoft planteará este asunto ante antes los numerosos jefes de Estado y de gobierno que participarán en el debate general de ese órgano de la ONU a partir de la próxima semana.

Mogens Lykketoft reiteró en rueda de prensa que la mayoría de quienes buscan refugio en otros países huyen de guerras y de zonas en que impera la violencia y tienen derecho a solicitar asilo sin sufrir discriminación.

“No es un crimen buscar refugio o asilo. El futuro de millones de mujeres, de hombres y niños está en juego. Necesitamos garantizar que nuestras respuestas se materializan, son específicas y que trabajamos hacia una solución duradera”, recalcó el presidente de la Asamblea General.

También resaltó que la ONU fue creada hace ahora 70 años con el objetivo fundamental de promover la paz, de proteger a las poblaciones vulnerables y de garantizar los derechos humanos y añadió que si se no se actúa o se sigue dudando sobre qué hacer “estaremos fallando a los que se nos ha confiado proteger”.

Llamado del ACNUR

Por su parte la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) urgió el martes a la Unión Europea a presentar una estrategia unida para gestionar la crisis migratoria que vive el continente.

Con motivo de la reunión de líderes europeos que tiene lugar en Bruselas para tratar el tema, ACNUR advirtió que ésta podría ser la última oportunidad de una respuesta europea coherente a la cuestión.

En conferencia de prensa en Ginebra, la portavoz de ACNUR, Melissa Fleming, subrayó la importancia de se aprueben las 120.000 plazas adicionales para reubicar a los refugiados. Asimismo, se refirió a la necesidad de crear infraestructuras para afrontar la emergencia.

Una crisis de refugiados

“ACNUR considera que el programa de reubicación no puede implementarse de manera efectiva sin crear instalaciones de recepción en los países donde los refugiados y los migrantes entran a Europa”, dijo Fleming.

Recordó que un promedio de 6.000 personas llegan todos los días a las costas europeas, lo requiere una gran inversión. ACNUR afirmó que la situación de emergencia que afronta Europa, con un influjo superior a 477.000 nuevos arribos este año, es básicamente una crisis de refugiados.  La mayoría de las personas que llegan a Grecia, y de allí se trasladan a otras naciones, proviene de países en conflicto como Siria, Afganistán e Iraq. Muchos huyen de la persecución, los conflictos y violaciones de sus derechos humanos.

ACNUR y la ONU han reiterado que todos los países europeos deben cumplir con sus obligaciones internacionales, incluyendo el respeto al derecho de solicitud de asilo y el de no ser devuelto al país de origen.

Swisslatin / UN News (23.09.2015)