>
>
Combate de la OIT contra trabajo informal (ILO)

Combate de la OIT contra trabajo informal (ILO)

Se estima que más de la mitad de la fuerza laboral del mundo funciona en torno a la economía informal.

De histórica calificó la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la nueva norma internacional adoptada por la asamblea que servirá para apoyar los esfuerzos por ayudar a cientos de millones de trabajadores y unidades económicas a salir de la informalidad y evolucionar hacia la economía formal.

Se estima que más de la mitad de la fuerza laboral del mundo está atrapada en la economía informal, la cual se caracteriza por la denegación de los derechos en el trabajo, la falta de oportunidades de empleo de calidad, así como por baja productividad, una protección social inadecuada y un diálogo social deficiente, lo cual al mismo tiempo es un obstáculo para el desarrollo de empresas sostenibles.

Por falta de oportunidades

La nueva Recomendación reconoce que la mayoría de las personas que entran en la economía informal no lo hace por elección sino por falta de oportunidades en la economía formal, y por no disponer de otros medios de subsistencia.

La Recomendación – la primera norma internacional del trabajo dirigida específicamente a luchar contra la economía informal – fue adoptada por 484 votos a favor y recibió un apoyo tripartito de la OIT (gobiernos, sindicatos, empleadores).

La nueva norma del trabajo propone estrategias y orientaciones prácticas sobre las políticas y medidas que pueden facilitar la transición de la economía informal hacia la economía formal, considerada como un paso decisivo para ayudar a los países a establecer las medidas dirigidas a promover la creación de trabajo decente y empresas sostenibles en la economía formal.

Principales objetivos

La nueva norma internacional proporciona orientación a los Estados miembros para facilitar la transición de los trabajadores y las unidades económicas de la economía informal a la formal y, a la vez, respetar los derechos fundamentales de los trabajadores y garantizar oportunidades de seguridad en los ingresos, medios de subsistencia y desarrollo empresarial.

Promover la creación, preservación y sostenibilidad de empleos decentes en la economía formal y la coherencia de las políticas macroeconómicas, de empleo, de protección social y otras políticas sociales, y prevenir la informalización de los empleos de la economía formal.

La Recomendación ofrece orientación para la acción bajo la forma de principios rectores. Fue formulada a partir de experiencias exitosas y buenas prácticas de diversos países. Tiene en cuenta la diversidad de las situaciones nacionales y ofrece múltiples enfoques conservando su pertinencia universal.

El desafío de implementarla

El Director General de la OIT, Guy Ryder, dijo que “No se trata sólo de adoptar una recomendación, lo importante es ponerla en práctica. Sabemos que no es fácil, estos procesos son complicados y requieren de tiempo, pero el gran valor de esta Recomendación es que ahora tenemos un instrumento internacional con directrices para que los Estados miembros puedan conseguirlo”, subrayó.

La Recomendación reviste una gran importancia para todos aquellos que se interesan en el desarrollo inclusivo, la erradicación de la pobreza, la reducción de las desigualdades y quienes dan prioridad al objetivo de trabajo decente para todos en el contexto de la nueva agenda de desarrollo para después de 2015.

Swisslatin / ILO News (13.06.2015)


>