Portal suizo de Información y Servicios

Sociedad

Rubricas
 
Inicio
Epistolario
Quinta Suiza
Latinos en Suiza
Reportajes
Economía
Ciencias
Solidaridad
Sociedad
Cultura
Genealogía
Deportes

Noticias de Agencias

Ginebra Internacional
Nosotros
 

 

Dignitas desea  extender suicidio asistido a personas depresivas

La organización espera beneficiar de un vacío de las leyes helvéticas para extender este servicio.

 

Una habitación utilizada por Dignitas en la última estadía de los enfermos terminales (foto G. Plisson)

 

La organización helvética Dignitas, especializada en la asistencia al suicidio de enfermos terminales recurrió al Tribunal Federal para cambiar las leyes que permitan extender el suicidio a las personas depresivas.

El anuncio interviene poco después que la comisión de ética parlamentaria introdujo varias propuestas destinadas a controlar las agencias de ayuda al suicidio. Precisamente uno de las medidas apunta a que las personas que sean asistidas a morir no sean depresivas.

En Suiza, dos organismos practican la asistencia al suicidio a enfermos terminales y que han expresado ese deseo ante un juez y a su familia. Exit y Dignitas, esta última establecida en Zürich.

El suicidio asistido debería ofrecerse a las personas que sufren depresión crónica y no sólo a los enfermos terminales, propuso recientemente el director de Dignitas, Ludwig Minelli, cuya demanda analiza actualmente la Corte Suprema helvética.

El objetivo es obtener una jurisprudencia

Dignitas aprovechó un vacío de la ley y recurrió a los tribunales suizos ante un caso recriminado por la justicia del cantón de Zürich, lo que le ha permitido recurrir ante el máximo tribunal del país.

Desde hace algunos meses, Dignitas, está ayudando a un ciudadano suizo con trastorno bipolar a intentar cambiar las leyes en la Suprema Corte suiza, luego de que el mismo interesado solicitara a la organización disponer de barbitúricos sin necesidad de una receta médica.

Se espera que la audiencia se lleve a cabo fines de mes, pero el dictamen tomará algún tiempo, según informó un portavoz del Tribunal Federal.

Cientos de personas han recurrido a Dignitas

Las leyes actuales han permitido que, desde que fue fundada en 1998, Dignitas haya ayudado a suicidarse a más de 450 personas de toda Europa.
 
En Suiza, Dignitas ha aprovechado la liberales leyes sobre suicidio asistido según las cuales una persona sólo puede ser llevada a juicio por ayudar a alguien a morir si actuó por su propio interés.

En el caso de la propuesta de Minelli, los médicos del cantón de Zürich perderían su licencia si recetan barbitúricos letales a alguien que sufre depresión crónica y desea suicidarse. De ahí que a su juicio la ley debería ser modificada en este punto

”Es necesario a
brir una salida de emergencia a estas personas, que viven en una especie de túnel, donde las dos únicas salidas son igualmente horrorosas”, agrega.

”Una es esperar la llamada muerte natural y la otra es un suicidio solitario, con todos los terribles riesgos que esto involucra", afirma el director de Dignitas.

Los opositores se organizan

Según Minelli si se permite el suicidio asistido se reduciría significativamente el número de intentos de suicidio fallidos, lo cual tiene graves consecuencias para la persona y sus amigos y familiares.

En el estado actual de cosas, la campaña de Dignitas en favor del suicidio asistido está restringida a los enfermos terminales que son mentalmente competentes para tomar esa decisión.

Es decir, la polémica se origina en torno a saber si una persona que se encuentra en un estado grave de depresión está en condiciones adecuadas de tomar una decisión sobre si realmente desea morir.

De ahí que la entrada en materia de los tribunales, que podrían despenalizar a los médicos que suministren los barbitúricos necesarios, es esperada con mucha atención. Pero el debate será largo y difícil, pues varias organizaciones se oponen no sólo al suicidio asistido, sino que contestan la legalidad misma de Dignitas.

Swisslatin

En aumento el turismo vinculado al suicidio en Suiza

Cada vez son más las personas que viajan a Suiza para poner fin a sus días. Se trata de personas enfermas en fase terminal y que han expresado a sus familiares y a la justicia su intención de poner fin a sus días, y evitar así sufrimientos innecesarios

Desde que fue fundada en 1998, Dignitas ha ayudado a suicidarse a más de 450 personas de toda Europa. Sólo en una de las viviendas alquiladas por la organización Dignitas en Zürich murieron según la fiscalía 95 personas, 93 de ellas provenientes del exterior.

Según los datos que se manejan, tres años antes sólo fueron dos extranjeros. "Cada vez son más", comentan coincidentemente los que practican la eutanasia, la policía y la justicia.

Suiza es el único país en el mundo que permite una ayuda al suicidio incluso sin asistencia médica. 

Esta situación se remonta a una ley de los años 30, época de grandes epidemias y donde los avances médicos no se encontraban tan avanzados. 

La mayoría de médicos que practican el suicidio asistido están en Zúrich, pero también los hay en Berna y recientemente en los cantones de Argovia y de Vaud.

El Tribunal Federal se apresta a legislar en la materia ante las presiones de los grupos que se oponen a estas prácticas vinculadas a la eutanasia.




 

© Swisslatin 2005

 

Sitio configurado para una pantalla 800x600

Webmaster