Educación


La infancia expuesta a la violencia la vuelve a repetir en la vida adulta (foto CICR)

La exposición a la violencia durante la niñez aumenta el riesgo ejercerla en la vida adulta

Estudio de la OMS analiza las intersecciones de la violencia contra mujer en la infancia.

publicidad

La exposición a la violencia durante la niñez —sea como víctima directa de abuso físico o sexual o como testigo de violencia contra la madre— aumenta el riesgo de sufrir o ejercer violencia en etapas posteriores de la vida.

Estimaciones globales basadas en diversos estudios indican que entre el 25 y el 50% de los hombres y las mujeres reportaron haber sido abusados físicamente cuando niños, y que entre el 20% de las mujeres y entre el 5 y 10% de los hombres dijeron haber sido abusados sexualmente en su infancia.

Numerosos trastornos

La violencia en la niñez tiene consecuencias de largo alcance que incluyen una amplia gama de discapacidades como lesiones, retrasos en el desarrollo, trastornos de conducta, abuso de alcohol y drogas y otras conductas de riesgo.

Existe nueva evidencia que corrobora que la relación entre la violencia en la niñez y contra la mujer comienza muy temprano en la vida para algunos niños y niñas, por ejemplo, con la violencia del compañero íntimo de la madre durante el embarazo, la cual se asocia con una serie de resultados negativos tanto para la salud de la mujer como para la del niño.

Violencia durante el embarazo

Los estudios documentan que la prevalencia de la violencia física durante el embarazo llega hasta un 32% en algunos países, aunque en la mayoría de ellos entre el 4% y el 9% de las mujeres alguna vez embarazadas indican haber sufrido violencia de pareja durante el embarazo.

“Hay una relación entre evolución, economía, cultura y género. No se los puede separar”, explica el doctor Neil Boothby, asesor especial del Gobierno de los Estados Unidos en el tema de Niñez en Adversidad.

Jacquelyn Campbell, de la Escuela de Enfermería de la Universidad Johns Hopkins, señala a su vez que “cuando la mujer sufre violencia, muchas veces sus hijos están con ella y esta impresión neuroquímica puede ser tóxica para su desarrollo”.

Dinámica del poder, el racismo y el machismo

Según Campbell, se debe analizar la dinámica del poder, el racismo, el machismo y las sanciones que juegan un papel en la aceptación de la violencia. “Necesitamos mayor sinergia intersectorial y lograr la participación de los hombres y los niños para cambiar sus actitudes en cuanto a violencia contra la mujer”.

En América Latina y el Caribe, datos de un nuevo análisis comparativo de encuestas de población de 12 países elaborado por la OPS/OMS muestran que las mujeres casadas o en pareja que reportaron haber experimentado violencia física o sexual por parte de su pareja va del 17% en República Dominicana al 53% en Bolivia.

Repercusiones en la vida adulta

La asesora regional en violencia intrafamiliar de la OPS/OMS, Alessandra Guedes, indicó que muchas de las encuestas indagaron si las mujeres estuvieron expuestas a diferentes tipos de violencia en su infancia.

La proporción de encuestadas que declararon haber sido golpeadas cuando niñas varió del 16,8% en Paraguay en 2008 al 69,5% en Jamaica en 2008-2009. “Las mujeres que reportan haber sufrido violencia física en la niñez notificaron en mayor número haber experimentado violencia de pareja en la edad adulta. En tres países (El Salvador, Nicaragua y Paraguay) la proporción fue más de dos veces más alta”, señaló Guedes.

Swisslatin (12.12.2012)

 
IBS 250x250
 

Subir

© Swisslatin 2010

Sitio configurado para una pantalla 1024x768

Webmaster