Salud


Un tratamiento con una combinación de antibióticos puede curar la enfermedad  (foto PAHO)

La OMS alerta sobre recrudescencia de la úlcera de Buruli en países con clima tropical

Se trata de una enfermedad tropical desatendida que desfigura la piel y causa incapacidad.

publicidad

La úlcera de Buruli es una infección crónica y debilitante de la piel y tejidos blandos que puede causar desfiguraciones permanentes e incapacidad. El agente responsable es la bacteria Mycobacterium ulcerans.

Hay al menos 33 países con clima tropical, subtropical o templado en los que se han dado casos de úlcera de Buruli. Cada año, 15 de esos 33 países notifican entre 5000 y 6000 casos.

Puede curarse a tiempo

La mayoría de los casos ocurren en comunidades rurales del África subsahariana. Casi la mitad de las personas afectadas en África son niños menores de 15 años. El 80% de los casos detectados a tiempo pueden curarse con una combinación de antibióticos.

La úlcera de Buruli es una enfermedad tropical desatendida. La causa de la infección es Mycobacterium ulcerans, un microorganismo perteneciente a la misma familia que las bacterias responsables de la tuberculosis y la lepra.

La infección destruye la piel y los tejidos blandos y causa grandes úlceras, generalmente en piernas y brazos. Los pacientes que no reciben tratamiento rápidamente sufren discapacidad funcional a largo plazo, como limitaciones de los movimientos articulares y problemas estéticos apreciables. El diagnóstico y el tratamiento tempranos son fundamentales para evitar esas discapacidades.

Alcance del problema

La úlcera de Buruli afecta a 33 países de África, las Américas y el Pacífico Occidental. La mayoría de los casos se producen en regiones tropicales y subtropicales, aunque se han descrito casos en Australia, China y el Japón.

La mayor parte de los casos corresponden a África occidental, en particular a Benin, Côte d'Ivoire y Ghana. Côte d’Ivoire es el país más afectado, con más de 2500 casos al año. A nivel mundial, 15 de los 33 países declaran anualmente entre 5000 y 6000 casos, pero hay un problema considerable de subnotificación en los países.

Características clínicas y epidemiológicas de los casos

Las características clínicas y epidemiológicas de los casos difieren (dependiendo de la zona geográfica) según el país y el contexto. Las diferencias guardan relación en gran medida con las características demográficas de la población, el nivel de endemicidad y el grado de sensibilización sobre la enfermedad, la magnitud de los esfuerzos activos de detección, y el acceso al tratamiento.

En África la mayoría de los pacientes son niños, mientras que en Australia y el Japón la mayoría son adultos. En África y Australia la enfermedad afecta por igual a los dos sexos, pero en el Japón las mujeres se ven más afectadas. En general, la mayoría de las lesiones aparecen en partes expuestas del cuerpo, sobre todo en las extremidades. Las lesiones son más frecuentes en los miembros inferiores en África y en Australia, en comparación con el Japón.

En ríos y pantanos

La enfermedad afecta generalmente a comunidades próximas a ríos, pantanos y humedales. Determinados cambios ambientales de origen humano, como la deforestación, la construcción de presas y sistemas de riego, la extracción de arena, las explotaciones mineras a cielo abierto y las actividades agropecuarias, se han relacionado con la aparición o exacerbación de la enfermedad.

Se desconoce aún el modo exacto de transmisión de M. ulcerans. Sin embargo, parece que los modos de transmisión varían según la zona geográfica y el entorno epidemiológico. Es posible que haya agentes vivos que intervengan como reservorios y vectores de M. ulcerans en particular insectos acuáticos, mosquitos adultos y otros artrópodos que pican.

Swisslatin (24.09.2012)

 
IBS 250x250
 

Subir

© Swisslatin 2010

Sitio configurado para una pantalla 1024x768

Webmaster