Salud


La exposición excesiva a los rayos solares es peligrosa para la piel
(
foto UNWTO)

Programa de la OMS de protección contra la exposición a las radiaciones ultravioleta

Responsables del Fotoenvejecimiento: pérdida de la firmeza de la piel y aparición de queratosis.

publicidad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) desarrolla el programa mundial sobre las radiaciones ultravioleta, INTERSUN, destinado a reducir la carga de morbilidad derivada de la exposición a estos rayos.

Entre 50% y 90% de los cánceres de piel están causados por las radiaciones ultravioleta y provoca el fotoenvejecimiento: pérdida de la firmeza de la piel y aparición de queratosis solares.

El programa alienta las investigaciones y formula una respuesta apropiada a los riesgos para la salud mediante la elaboración de directrices y recomendaciones y la difusión de información.

Además de sus objetivos científicos, INTERSUN asesora a las autoridades nacionales y a otros organismos respecto a los programas eficaces de sensibilización sobre los efectos del sol. Dichos programas tienen distintos destinatarios, como las personas expuestas al sol en su profesión, los turistas, los escolares y el público en general.

Las radiaciones ultravioleta

Las radiaciones ultravioleta forman parte de los rayos solares y su intensidad se ve influida por muchos factores.

La elevación del sol: cuanto más alto está el sol en el cielo, mayor es la intensidad de las radiaciones ultravioleta.

Latitud: cuanto más cerca se está del ecuador, más intensas son las radiaciones ultravioleta.

Protección de las nubes: las radiaciones ultravioleta son más intensas cuando el cielo está despejado, pero pueden ser intensas aun cuando el cielo esté nublado.

Altitud: la intensidad de las radiaciones ultravioleta aumenta 5% por cada 1000 metros de altitud.

Capa de ozono: este gas absorbe una parte de las radiaciones ultravioleta del sol. A medida que la capa de ozono se adelgaza, aumenta la cantidad de radiaciones ultravioleta que llegan a la superficie terrestre.

Reflexión por el suelo: muchas superficies reflejan los rayos del sol y aumentan la exposición general a las radiaciones ultravioleta (por ej., el césped, la tierra y el agua reflejan menos de 10%: la nieve recién caída, hasta 80%; la arena seca de las playas, 15%; y la espuma del mar, 25%).

Principales peligros

El cáncer cutáneo está causado por la exposición a las radiaciones ultravioleta (UV), ya sea procedente del sol o de fuentes artificiales como las camas bronceadoras.

Es probable que la exposición excesiva de los niños y adolescentes a los rayos solares intervenga en la aparición de cáncer en etapa posterior de la vida.

Aproximadamente, 18 millones de personas en el mundo han quedado ciegas a causa de las cataratas; y en números redondos el 5% de la carga de morbilidad relacionada con las cataratas se puede atribuir directamente a la exposición a las radiaciones ultravioleta.

La protección solar se recomienda cuando el índice de radiación ultravioleta es de 3 o mayor.

Efectos sobre la salud

En cantidades pequeñas, las radiaciones ultravioleta son beneficiosas para la salud y desempeñan una función esencial en la producción de vitamina D. Sin embargo, la exposición excesiva a ellas se relaciona con diferentes tipos de cáncer cutáneo, quemaduras de sol, envejecimiento acelerado de la piel, cataratas y otras enfermedades oculares. También se ha comprobado que estas radiaciones aminoran la eficacia del sistema inmunitario.

La exposición excesiva a las radiaciones ultravioleta ocasiona varias alteraciones crónicas de la piel, como el melanoma maligno cutáneo: cáncer maligno de la piel potencialmente mortal.

Carcinoma espinocelular: cáncer maligno que generalmente avanza con menor rapidez que el melanoma y ocasiona la muerte con menor frecuencia. Carcinoma basocelular: cáncer cutáneo de crecimiento lento que predomina en las personas mayores.

Swisslatin (22.08.2012)  

 
 

Subir

© Swisslatin 2010

Sitio configurado para una pantalla 1024x768

Webmaster