Reportajes


Doctora Nora Dellepiane responsable de la División de vacunas de la OMS 
(
foto SL)

La OMS da luz verde al tiomersal, el conservador de vacunas que contiene mercurio

Nora Dellepiane responsable del Departamento de Vacunas asegura que no hay peligro para salud humana.

publicidad

Tras una reciente reunión en Ginebra de un Grupo Intergubernamental sobre el uso del mercurio en las vacunas, la Organización Mundial de la Salud, (OMS) ratificó que no hay riesgo para la salud humana en el uso del tiomersal, un conservador que contiene mercurio.

La conclusión no deja de tener importancia en la medida que países como Estados Unidos y Chile, ya prohibieron este conservador en las vacunas, tras la alerta de la Academia de Pediatría de EE.UU. que en 1999 advirtió sobre los peligros del mercurio en el cuerpo humano y el riesgo que podía implicar para la salud de los niños.

La opinión de una especialista

Nora Dellepiane, responsable desde 1996 del Departamento de Vacunas de la OMS y especialista en microbiología, con 30 años trabajando en calidad de las vacunas, explica en esta entrevista los alcances y cómo se llegó a cuestionar este conservador, considerado como el más eficaz producido hasta ahora.

« La OMS ratifica la conclusión de los recientes estudios adicionales y los precedentes, que no hay riesgo para la salud humana en el uso del tiomersal como conservador. No hay asociaciones de riesgo para la salud humana en base a las concentraciones de tiomersal que se encuentran en las vacunas », enfatiza.

La ex coordinadora del laboratorio nacional de control de biológicos del Instituto Nacional de Microbiología Carlos Malbrán, (hoy Anlis), de Argentina, explica que el problema surgió en 1999 cuando la Academia de pediatría de los Estados Unidos desató una alerta respecto a los peligros del mercurio en el cuerpo humano y el riesgo que podía implicar para la salud.

Diferentes tipos de mercurio

« El tiomersal que está presente en las vacunas es un derivado mercúrico orgánico, que se llama ethilmercúrico, mientras que la fuente más común demercurio en el organismo de las personas es el metilmercurio que proviene fundamentalmente de los alimentos y más especificamente del pescado y de los maricos » , explica la científica argentina.

Agrega que cuando se desató la alerta se estimaron los niveles de concentración del mercurio por las cuales abría un riesgo para la salud, en base a los niveles de metilmercurio y en las consecuencias para la salud.

En ese momento no se sabía si el metilmercurio y el etilmercurio eran similares o diferentes, y se puso todo en el mismo paquete y se estimó que el etilmercurio que es el tiomersal que se usa como conservador tenía los mismos niveles de riesgos.

Una vasta investigación

« A partir de ese momento la OMS y otras organizaciones internacionales comenzaron a hacer una serie de estudios farmacocinéticos para determinar las similitudes y diferencias o cinéticas que podía tener estos componentes del mercurio y se encontraron dos diferencias fundamentales, » agrega Nora Dellepiane.

La primera diferencia es que el metilmercurio existe en el organismo en altas concentraciones porque viene de la ingesta de alimentos, mientras que etilmercurio contenido en las vacunas como conservador está en muy pequeñas concentraciones.

La segunda, el metilmercurio que contienen los alimentos se acumula en el organismo porque tiene una vida media larga, mientras que el etilmercurio o tiomersal no se acumula y en algunos días es eliminado del organismo.

No hubo ninguna asociación

« Entonces, en principio no hay peligro, pero se hicieron varios estudios relativos a la posible asociación del tiomersal con el trastorno del desarrollo nervioso, autismo u otros desordenes de tipo neurológico, se hicieron estudios en niños vacunados que tenía el conservador y en relación a su desarrollo no normal y comparados con drogas.»

« Se estudiaron todas las alternativas y no se pudo encontrar ninguna asociación. No hubo ninguna evidencia científica que demostrara la asociación entre conservadores en vacunas y en un trastorno neurológico posterior »

No obstante estas dos evidencias, de las diferencias entre estos dos componente metil y etilmercurio, y el no haber encontrado ninguna asociación, la OMS inició otros estudios que tenía que ver con el suministro de las vacunas, ya que existía la posibilidad de remplazar el conservador de las vacunas por otro que fuera eficaz y no estuviera cuestionado y se vio en ese momento que no habían alternativas suficientemente buenas.

Multi o monodosis

Por otra parte -agrega la científica- se pensó, que el tiomersal se usa en envases multidosis de vacunas. Es un aspecto importante, porque si hablamos de un envase monodosico, una sola dosis en el envase, un sólo niño vacunado, no se necesita un conservador, pero la mayoría de las vacunas que son distribuidas a nivel mundial son multidosis, entonces se necesita un conservador.

Un paquete multidosis, con 20 vacunas, se puede guardar en un congelador y se sigue utilizando después en otras vacunas, y si no hay un conservado eficaz, a la segunda o tercera dosis podríamos tener una contaminación en la vacuna que podría matar a un niño.

Se consideró la posibilidad de usar envases con monodosis, pero también eso probó ser muy difícil, se consultó a los fabricantes, se vio que la capacidad de llenado no iba a ser suficiente para todas las vacunas que se necesitan en el mundo, (una base de llenado es capaz de llenar 100 mil vacunas en un día).

« También hubieron consideraciones de costos, y finalmente en base a todos estudios la OMS decidió que se debería continuar con el uso del tiomersal, que no había una justificación válida para reemplazarlo o eliminarlo ».

Acuerdo intergubernamental vinculante

La OMS sostuvo esta posición hasta ahora, cuando se crea un Comité intergubernamental para llegar a un acuerdo entre países, que sea legalmente vinculante para eliminar las fuentes posibles de mercurio, por el impacto ambiental que este puede tener.

Se consultó de nuevos a los productores, se estudiaron dos posibilidades, hay dos conservadores que están aprobados, el fenoxietanol, que se utiliza en la vacuna polio inactivada) y el fenol, que se usa en la vacuna antifoide. Estos dos conservadores se probaron en otras vacunas y se encontraron que no son eficaces como el tiomersal. Eso desalentó la búsqueda.

Por otra parte, el cambiar un conservador en una vacuna ya registrada no es una cosa fácil de hacer. Cambiar el conservador puede cambiar en la potencia o en la estabilidad de la vacuna, y el producto cambia, hay que hacer una nueva formulación y eso puede implicar que se considere como un nuevo producto.

Estudios costosos

Si considera como nuevo producto, esto puede requerir nuevos ensayos en animales, ensayos clínicos en humanos, un nuevo registro por parte de las autoridades sanitarias competentes. Esto puede llevar varios años y el costo es muy alto y los fabricantes no están muy interesados porque estas vacunas no se pueden cobrar muy caro.

En resumen, concluye Nora Dellepiane, no hay alternativas suficientemente buenas, son costosas, y casi seguramente no son mejores con lo que se conoce hasta el momento, y la otra opción, que es la base monodosica no es viable desde el punto de vista económico y porque requieren una cantidad de espacios fríos, que en muchos países no están disponibles, costos de transporte y nivel medio ambiental, implican mayores desechos.

Swisslatin / Alberto Dufey (16.04.2012)


La doctora Nora Dellepiane explica decisión de la OMS sobre conservador de vacunas que contiene mercurio
.

 

Subir

© Swisslatin 2010

Sitio configurado para una pantalla 1024x768

Webmaster