Portal sobre Suiza y los organismos internacionales

Salud


Fadéla Chaib (portavoz) Rago Lembit y Ana Padilla, expertos de la OMS alertan sobre escasez de antídotos contra mordeduras de serpientes (foto SL)

Aumentan casos de personas fallecidas por mordeduras de serpientes por falta de antídotos

Lanzan guía sobre fármacos contra el veneno de víboras en países de Asía, África y Latinoamérica.

publicidad

Expertos de la OMS dieron a conocer este martes en Ginebra, la publicación de una nueva guía para la producción, regulación y control de los fármacos utilizados para los casos de envenenamiento por mordeduras de serpientes.

Rago Lembit y Ana Padilla, expertos en disturbios sanguíneos del organismo, indicaron que cada año, unos 5 millones de personas son mordidas por serpientes, y que la mitad ha sido víctima de envenenamiento, de los cuales, 100.000 casos han resultado fatales, y en otros han dejado secuelas como amputaciones y discapacidades.

La población infantil con más riesgos

Las víctimas son principalmente mujeres, niños y agricultores de comunidades rurales pobres, donde los sistemas de salud no están bien equipados y los recursos médicos son escasos.

Según los expertos, las mordeduras por serpientes venenosas causan parálisis que pueden impedir la respiración; provocar trastornos de la coagulación que pueden conducir a una hemorragia fatal y insuficiencia renal irreversible.

Los trabajadores agrícolas y los niños son los más afectados. Los niños a menudo sufren efectos más graves que los adultos, debido a su masa corporal menor.

La situación mundial

La mordedura de serpiente es un tema de atención de salud pública en muchos países tropicales y subtropicales. La mayoría de estos se producen en África, Asia y América Latina. Sólo en África se producen aproximadamente 1 millón de mordeduras de serpiente cada año.

A diferencia de muchas otras condiciones graves de salud, un tratamiento altamente eficaz existe. La mayoría de las muertes y las graves consecuencias de las picaduras de serpientes son totalmente prevenibles aplicando antídotos.

Los antídotos son el único tratamiento eficaz para prevenir o revertir la mayor parte de los efectos de las mordeduras de serpientes venenosas y su uso está recomendado en la "Lista Modelo" de los medicamentos esenciales de la OMS.

Los antídotos se recomiendan que hagan parte de cualquier paquete de atención primaria de salud donde se producen las mordeduras de serpientes, estima la OMS.

El desafío es producir antídotos

Un problema importante en la fabricación de antídotos es la preparación de los inmunógenos correcta (venenos de serpiente). En la actualidad muy pocos países producen venenos de serpientes de calidad adecuada para la fabricación de suero antiofídico.

Una combinación de factores ha llevado a la crisis actual, como la escasez de datos sobre el número y tipo de mordeduras de serpiente, lo que lleva a la dificultad para estimar las necesidades, combinada con políticas de distribución deficientes, han contribuido a los fabricantes de detener la producción o el aumento de los precios de los antivenenos.

A ello se ha unido una mala regulación y la comercialización de antivenenos inapropiados, lo que ha provocado la pérdida de confianza en esos antídotos disponibles en las clínicas, o por los suministrados por los servicios de salud.

Deficiencias de los sistemas de salud y falta de datos

Los sistemas de salud en muchos países donde son frecuentes las mordeduras de serpientes son deficientes y no existen recursos para recoger datos estadísticos sobre el problema. Evaluar el impacto real se complica aún más por el hecho de que los casos reportados a los ministerios de salud en las clínicas y los hospitales son a menudo sólo una pequeña proporción de la realidad.

Baja la producción

La cantidad y calidad de los datos sobre las mordeduras de serpientes se refleja en la escasa disponibilidad de suero antiofídico. La subestimación de las necesidades de un antídoto por las autoridades sanitarias nacionales conducen a que los fabricantes a produzcan menos productos de suero antiofídico, y se otorguen menos contratos de distribución de medicamentos en los países con riesgos.

La OMS insta a los reguladores, productores, investigadores, médicos, autoridades sanitarias nacionales y regionales, internacionales y organizaciones de la comunidad a trabajar juntos para mejorar la disponibilidad de datos epidemiológicos fiables sobre las mordeduras de serpientes, el control reglamentario de los antivenenos y sus políticas de distribución.

Swisslatin (04.05.2010)

 
 
 
 

Subir

© Swisslatin 2010

Sitio configurado para una pantalla 1024x768

Webmaster