Portal suizo de Información y Servicios

Reportajes

Rubricas
 
Inicio
Epistolario
Quinta Suiza
Latinos en Suiza
Reportajes
Economía
Ciencias
Sociedad
Cultura
Genealogía
Deportes

Noticias de Agencias

Ginebra Internacional
Nosotros


 

 

Merceditas: Una mujer, más allá del mito

La joven suiza que inspiró el amor no correspondido de un gran cantante argentino. 

 


Pintura del artista Bruno Arivilca (LDD)

 

Merceditas es un tradicional tema musical inspirado en una historia de amor que ganó popularidad en Argentina a fines del siglo pasado. Un chamamé creado e interpretado por su autor, el célebre Ramón Sixto Ríos.

Pero hablar de la mujer que inspiró este himno a la pasión implica conocer o aproximarse a una historia de vida que se nutre de la realidad y la leyenda, del amor y el temor, de lo próximo y lo lejano.

La chica suiza de Humbold

Merceditas, como todos la llamaban, era descendiente de suizos alemanes y en su ser se plasmó desde pequeña el esfuerzo y el valor del trabajo que ella supo imprimir a su actividad. Su andar por la vida comenzó un 21 de diciembre de 1916 en la zona rural de Humboldt, un contexto geográfico que hacía honor a sus abuelos suizos, quienes fueron los primeros colonizadores de los campos de la zona.

Desde pequeña y junto a su hermana menor Ernestina y sus padres, Alberto Strickler y Margarita Emilia Kahlow continuó el camino emprendido por sus antecesores y de esta manera su rutina se tiñó de tareas propias del campo. A los siete años comenzó a colaborar junto a su padrastro -ya que su padre había fallecido cuando ella tenía solamente siete meses y tiempo después su madre se volvió a casar- en trabajos del tambo.

La vida por ese entonces estaba signada por ciertas incomodidades como la falta de luz eléctrica y como el ordeñe se realizaba muy temprano, ella se levantaba a la una de la mañana para poder cumplir con esas tareas rurales. También trabajaba en la quinta, cuidaba los pollos y toda clase de tarea que requerían de espíritu de sacrificio, constancia y trabajo.

No se atrevió a desafiar el destino

Sus días alternaban entre el campo y algunas salidas al pueblo de Humboldt, distante diez kilómetros de su hogar. Allí iba para los festejos de carnaval y algunos bailes que terminaban a la una de la mañana.

Fue en 1939 cuando llegó al pueblo un conjunto teatral integrado entre otros artistas por Ramón Sixto Ríos (1913-1994), nacido en la ciudad entrerriana de Federación. Era un joven muy apuesto que tocaba la guitarra y que al conocer a Merceditas, en uno de los intervalos de la obra en donde se bailaba, quedó deslumbrado y la invitó a bailar. Fue ese el inicio de una historia de amor que se plasmó no sólo en el corazón, sino en la calidez de la música.

Tal fue el amor que un día Sixto decidió ofrecerle casamiento y llegó a su casa con los anillos, pero ella no pudo desafiar su destino; tenía por entonces 24 años enraizados con su gente, su ámbito y no se animó a desprenderse de su tierra, su familia y de todo aquello que la forjó como mujer, como persona.

Vidas paralelas

Pasó casi medio año y en la radio sonaba la canción “Merceditas” que inmediatamente fue un éxito convirtiéndose en uno de los clásicos de la música popular. También Sixto le dedicó otras dos canciones: “Pastorcita de las flores” y “Las glicinas”, que no alcanzaron la trascendencia de la anterior.

La vida de ambos transcurrió por separado: Mercedes en su casa, en sus tareas rurales, pero también con sus ropas de leopardo, su campera de cuero y botas, su moto, sus cabellos rubios, alguna vez teñidos de negro, sus carreras de caballos que alguna vez llegó a hacerle a alguien en sus viajes de vacaciones a las sierras de Córdoba. Sixto, por otro lado, en Buenos Aires, se casó y según se inscribe en la nostalgia popular, nunca olvidó a su Mercedes. Quiso el destino no beneficiarlo con el don del amor, ya que poco tiempo después, casi a los dos años, se quedó viudo.

Un reencuentro trunco

Durante cuarenta años no volvieron a verse pero cierto día, una revista porteña publicó un reportaje a Mercedes donde ella contaba su historia. Dicho ejemplar llegó a las manos de un familiar de Sixto y es así como el se enteró y le escribió una carta invitándola a Buenos Aires.

El reencuentro significó, sin dudas, aproximar dos historias de vida marcadas por el amor, el recuerdo y el encuentro a través de la melodía que supo plasmar en la música, sentimientos profundos, casi irreverentes y desafiantes. Poco tiempo después Sixto fallece, llevándose consigo sin duda, el recuerdo de quien inspirara su vida y su obra.

Belleza, realidad y leyenda

Fue ella poseedora de una belleza como pocas, grandes ojos azules transparentes, pelo rubio como el trigal, de una personalidad segura y libre, con fuerte arraigo a su lugar, todo lo que sin dudas cautivó el corazón de aquel hombre.

El patio de la humilde casa donde residió estuvo siempre coronado de glicinas, y en el se cobijaron perros, loros, muchos gatos (amigos y únicos compañeros de toda la vida) mudos testigos de una increíble historia de vida que dejó de existir en la ciudad de Esperanza un domingo 8 de julio de 2001, luego que se le detectara una enfermedad terminal.

Fueron 84 años de vida en los que se fusionaron la realidad y la leyenda, alimentada en la imaginación popular por la fuerza arrolladora del amor que no pudo concretarse, pero que si supo proyectarse para siempre en cada canción que inmortaliza su recuerdo. Merceditas fue la musa inspiradora que trascendió para palpitar en el corazón hecho canción.

 Alicia Teresa Brunas

Merceditas, la canción

Este chamamé da cuenta del amor entre un músico y una pueblerina de origen suizo. 

Un amor no correspondido, lleno de tenacidad y persuasión; llegó a convertirse en la canción más célebre de Ramón Sixto Ríos (1913-1994). Su musa, Mercedes Strickler Khalow, murió a los 84 años, el 8 de julio del 2001. 

Terminó sus días soltera y con muchos problemas económicos. Falleció en la sala de Oncología del Hospital Esperanza de Santa Fe.


Esta historia de encuentros y desencuentros a Ramón Sixto Ríos le dejó el sabor amargo de un amor imposible; a Mercedes la propuesta de un hombre que le quiso entregar su corazón y a nosotros una melodía bellísima. Pasan los años pero la historia renace cuando escuchamos:

Que dulce encanto tiene
en mis recuerdos Merceditas
aromada florecita
amor mío de una vez.
La conocí en el campo
allá muy lejos, una tarde
donde crecen los trigales
provincia de Santa Fe.

Así nació nuestro querer
con ilusión...con mucha fe
pero no se porqué la flor
se marchitó y muriendo fue...
como una queja errante
en la campaña va flotando
el eco vago de mi canto
recordando aquel amor...


porque a pesar del tiempo
transcurrido es Merceditas
la leyenda que palpita
en mi nostálgica canción.

Y amándola con loco amor
así llegué a comprender
lo que es querer, lo que es sufrir
porque le di mi corazón.
 

La carátula del disco.

 



 




 

© Swisslatin 2005

 

Sitio configurado para una pantalla 800x600

Webmaster