Portal suizo de Información y Servicios

Quinta Suiza

Rubricas
 
Inicio
Epistolario
Quinta Suiza
Latinos en Suiza
Reportajes
Economía
Ciencias
Solidaridad
Sociedad
Cultura
Genealogía
Deportes

Noticias de Agencias

Ginebra Internacional
Nosotros
 

 

La nostalgia helvética en los nuevos quesos Williner en Argentina

Descendiente de colono suizo cumple el sueño de su ancestro lanzando nueva línea de productos lácteos.

28-02-07


Uno de los afiches publicitarios preferidos de los quesos Williner (foto Iloloay)

 

Desde el pasado mes de noviembre los argentinos pueden saborear una nueva marca de quesos, Ilolay, producido en Rafaela, en la Provincia de Santa Fe, por los sucesores de una familia de origen suizo, los Williner.

Esta familia originaria del cantón del Valais llegó a la Argentina al despuntar la década de 1900 para instalarse como colonos en una de las granjas en la localidad de Bella Italia, en Santa Fe, tierra de inmigrantes europeos y en particular helvéticos.

Josef Maria Williner, el pionero, se empeñó en crear una gran lechería y producir así una variada gama de productos lácteos, un sueño que no logró realizar. Pero fue su hijo, Alfredo Williner, que en 1928  hizo realidad el deseo ancestral, creando la primera industria láctea de la región.

Desde entonces esta empresa con impronta helvética ha ido creciendo hasta convertirse en una referencia indiscutida en productos lácteos, en particular los quesos fabricados por Williner, bajo su marca Ilolay.

La fábrica, siempre en manos familiares decidió el pasado mes de noviembre de dar un nuevo salto, incluyendo un cambio de imagen, que estuvo a cargo una heredera familiar, Marta Williner.

20 variedades de quesos

Por cierto, la nueva imagen se centró en el producto identificador, los quesos Ilolay, una línea con más de 20 variedades que se comercializan prácticamente en todos los rincones del país. 

La novedad ha sido el lanzamiento de quesos magros con contenido graso de sólo el 6%, queso con agregado de fibra y bioqueso, un producto con probióticos que es único conocido en el mercado argentino.

"El queso, producto indisolublemente ligado al hombre y su cultura, se vincula al intelecto y los sentidos y requiere indispensablemente del saber y el paso del tiempo”, explicó Marcelo Magni, uno de los gerentes de Williner, al presentar a la prensa, su nueva gama de productos.

“Si bien estos atributos están instalados en el imaginario colectivo, no tenían una fuerte presencia en la imagen de la marca Ilolay, más cercana a lo natural, la frescura, el campo, el sol y la inocencia", agregó.

Homenaje al pionero helvético

"Para que el intelecto tenga plena satisfacción se recurrió a la tradición europea, basada en el árbol familiar y en el sueño de Josef Marie Williner, quien al llegar de su Suiza natal dio el primer impulso para que esto fuera posible”, subrayó el gerente Magni.

“A ello se sumó la calidad total argentina, la vocación por la perfección que siempre caracterizó a la empresa y le permitió certificar todos los procesos, desde el tambo hasta la góndola", subrayó.

Durante el lanzamiento de la nueva fase empresarial, Williner presentó tres quesos mantecosos, para untar, de una línea denominada "colección de pequeños placeres".

Ciervo, salmón y sabor de hierbas

Presentados en atractivos y coloridos potes de 100 gramos, incluyen el sabor "ciervo ahumado", "salmón rosado" y "finas hierbas".

Tanto los ciervos como los salmones son de criadero, a fin de preservar las especies y además, garantizar la máxima calidad y sanidad en los productos, explicaron los directores de una empresa familiar anclada en la tradición migratoria, símbolo hoy de garantía y sello helvético.

Swisslatin

 

Quesos suizos para paladares distinguidos

La nueva imagen de quesos Ilolay, posee ahora un fondo de un fuerte azul, el logo en blanco, la imagen de un artesano trabajando y un lema que es filosofía de trabajo "tradición europea, calidad total argentina".

Las novedades anunciadas en el lanzamiento de la nueva etapa de los Williner, destaca la colección “pequeños placeres”, que incluyen quesos con sabor "ciervo ahumado", "salmón rosado" y "finas hierbas".

Cabe recordar que Williner es también el segundo exportador de hormas de queso a Estados Unidos, país al que le vende desde hace unos 20 años.

También comercializa quesos mozzarella y Gouda a más de 15 países, entre los que se destacan Chile, Brasil, incluso Corea, Taiwán y Japón.

Williner procesa anualmente más de 440 millones de litros de leche que se transforman en una completa línea de productos. La materia prima utilizada es sometida a estrictos controles de calidad que cumplen con las normas más exigentes.

La zona de producción de leche se ubica en el centro-oeste de la provincia de Santa Fe y este de la provincia de Córdoba, región que por la calidad de sus suelos, clima y pasturas, permite el constante desarrollo cuantitativo y cualitativo de la producción láctea.

 




 




 

© Swisslatin 2005

 

Sitio configurado para una pantalla 800x600

Webmaster