>
>
Print Friendly
Reunión del Consejo Ejecutivo de la OPS.

Reunión del Consejo Ejecutivo de la OPS (Paho)

Uno de los acuerdos del 54º Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). 

Mejorar la capacidad de los sistemas de salud para prevenir y responder ante la violencia contra la mujer, una grave violación a los derechos humanos y un problema de salud pública en toda la región, es uno de los principales acuerdos del 54º Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La violencia contra la mujer tiene repercusiones significativas, no sólo con respecto a la salud, sino también sociales y económicas para las mujeres, los niños, las familias, las comunidades y las economías nacionales.

De la violación a los asesinatos

Las formas de violencia contra la mujer van desde la violación, la agresión física y el asesinato, hasta el acoso sexual en las escuelas y en el lugar de trabajo, así como el maltrato verbal y emocional.

Una de cada tres mujeres en la región ha experimentado violencia física infligida por el compañero íntimo o violencia sexual perpetrada por algún agresor distinto de su pareja en algún momento de su vida.

Los sistemas de salud pueden desempeñar una función esencial en la prevención y en la respuesta a la violencia contra la mujer. Es muy probable que las mujeres que experimentan violencia se acerquen a los servicios de salud por consecuencias como un embarazo no deseado, infecciones de transmisión sexual, depresión o ansiedad.

El desafío para los servicios de salud es identificarlas para brindarles cuidado inmediato y apoyo, en áreas que incluyen servicios legales y sociales.

Mitigar el impacto de las demencias

Otra medida por el Consejo directivo de la OPS es mitigar el impacto que tendrá en los próximos 20 años el aumento de las demencias en las personas mayores de la región.

Se calcula que entre 6,5% y 8,5% de las personas mayores de 60 años en las Américas tienen algún tipo de demencia y, de continuar las tendencias actuales, se prevé que estas cifras lleguen a casi el doble en 20 años en la región, de 7,8 millones en 2010 a 14,8 millones en 2030.

Demencias atendidas en la casa

La mayoría de las personas con demencias en la región son atendidas en la casa, lo que genera un aumento en las tasas de mortalidad, no sólo de las personas mayores sino también de sus cuidadores.

Muchos países no cuentan con establecimientos adecuados para la atención a largo plazo de las personas mayores, ni disponen de los recursos para establecer otros.

La nueva estrategia y plan de acción busca, entre otras cosas, mejorar y ampliar la atención para las personas mayores con demencia, prevenir o demorar su deterioro funcional y su dependencia, además de intensificar la investigación en esta especialidad.

Este plan es el primero de este tipo entre todas las regiones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Swisslatin / PAHO News (03.10.2015)


>