>
>
Control de la audición (Foto  LDD)

Control de la audición (Foto LDD)

Según la OMS muchos países carecen de la capacidad para prevenir y atender la pérdida de audición.

Según un informe publicado en vísperas del Día Internacional de la Atención Otológica, este 3 de marzo, por la Organización Mundial de la Salud (OMS) muchos países carecen de la capacidad para prevenir y atender la pérdida de audición.

La OMS estima que más del 5% de la población del mundo – 360 millones de personas – tiene pérdida discapacitante de la audición. América Latina y el Caribe representan el 9% de la carga de la perdida de la agudeza auditiva en el mundo.

El número más alto de problemas de sordera se encuentra en la región de Asia Pacífico, Asia Meridional y África Subsahariana. Aproximadamente la mitad de todos los casos de pérdida auditiva en el mundo son fácilmente prevenibles o tratables.

Enfermedades al oído

La principal causa de pérdida de la audición en edades más jóvenes, en particular en países de bajos y medianos ingresos, son las infecciones de oído sin tratar, que a menudo se presentan con secreción del oído. Enfermedades infecciosas prevenibles mediante vacunación como la rubéola, la meningitis, el sarampión o las paperas  también pueden conducir a la pérdida de audición.

Según el informe, muchos carecen de personal de salud formado, instituciones educativas, datos y planes nacionales para abordar las necesidades de quienes viven con problemas de oído y de la audición. La información recibida también indica que la brecha entre las necesidades y los servicios es mayor en el África subsahariana.

Prevención y tratamiento

Las buenas prácticas de cuidado del oído, como la reducción a la exposición al ruido y evitar la introducción de objetos en los oídos, pueden prevenir que muchos desarrollen problemas del oído y la audición. Un gran porcentaje de personas que viven con pérdida auditiva pueden beneficiarse de la identificación temprana y el tratamiento adecuado.

Por ejemplo, los programas de detección de la audición infantil pueden minimizar el impacto de la pérdida de audición en el desarrollo del niño.

Tomar conciencia del problema

“Los problemas del oído y la audición, y el uso de aparatos auditivos, a menudo se asocian con mitos y concepciones erróneas”, dice la doctora Shelly Chadha, de la Unidad para la Prevención de la Ceguera y la Sordera de la OMS. “Los programas nacionales deben, por lo tanto, centrarse no sólo en la prevención y la prestación de servicios, sino también en incrementar la concientización” de la población.

Los planes nacionales ya existentes en algunos países pueden servir como un modelo para los países que aún carecen de estrategias para abordar mejor la pérdida de audición discapacitante. Sin embargo, cada país tiene que desarrollar un plan único en función de su situación específica, las causas prevalentes de la pérdida auditiva así como de la infraestructura de salud disponible.

Swisslatin / WHO News (2.03.2014)


>