Portal sobre Suiza y los organismos internacionales

Latinos en Suiza


Ángela Garzón Santos durante su visita al Palacio de las Naciones en Ginebra (foto SL)

Ayudar a los desplazados colombianos a sustituir los cultivos de coca

Entrevista con Ángela Garzón Santos, directora de CORPROGRESO, durante su visita a organismos internacionales.

publicidad

Ángela Garzón Santos es directora ejecutiva y fundadora de CORPROGRESO, una ONG colombiana para el desarrollo sostenible y promoción social, que lleva 15 años trabajando esencialmente en la inserción de los desplazados en su país.

Esta joven y dinámica colombiana originaria de San Juan de Rioseco, (antigua región cafetera, ahora de plantaciones de canelos), es “trabajadora social” formada en Bogotá, ciudad en la que realizó todos sus estudios y donde se radicó con su familia a la edad de 3 años.

Admite que desde muy joven encontró su vocación profesional en el trabajo social. Su compromiso y empeño la llevó a fundar en 1995, la corporación CORPROGRESO, una ONG que se destaca por su creación de empleos y entrega además asesoramiento técnico y de ingenierías.

Hasta ahora debido al delicado trabajo que realiza su ONG en zonas conflictivas, y su ayuda específica a los desplazados y a los campesinos que han decido sustituir sus cultivos de coca, nunca ha tenido problemas, ni con los paramilitares, la guerrilla, ni el ejército. “Tal vez por nuestra imparcialidad y porque los programas benefician directamente a la gente”, explica.

Colaboración con organismos internacionales

Esta semana visitó Ginebra y la ONU para conocer el funcionamiento de las ONG y buscar la forma de participar en las diferentes instancias de los organismos internacionales. “Una manera de darle proyección internacional a CORPROGRESO, que está presente en 14 departamentos en Colombia”, precisa.

Agrega que su ONG recibe financiamiento esencialmente del Estado colombiano, pero también de organismos como del programa MIDA, de la Ayuda estadounidense (USAID), destinado al desarrollo de alternativas sostenibles, como es el caso de la sustitución de los cultivos de coca, por café o cacao.

También aportan al trabajo de CORPROGRESO, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en los proyectos de inserción económica social de las personas desplazadas por los conflictos armados, y en la capacitación profesional.

Más recursos

A su vez, el programa Mundial de Alimentos (PAM) financia proyectos de lucha contra el hambre en los sectores más pobres de la población.

No obstante estos importantes apoyos financieros, la ONG que dirige Ángela Garzón necesita aún más recursos porque tanto la ayuda del Estado y de los organismos internacionales están limitados en el tiempo, y la demanda de personas necesitadas no cesa de aumentar. El presupuesto es de 11.250 millones de pesos, y gran parte de este está destinado a la atención de 4750 desplazados en varios departamentos colombianos.

Erradicar los cultivos de coca

Entre sus programas clave, Ángela Garzón destaca el relacionado con la sustitución de los cultivos de coca, consistente en la creación de unidades de producción de café, cacao, canelo y frutícolas, donde participan los campesinos desplazados. Cabe subrayar que ella es una fuerte partidaria de la erradicación total de los cultivos de coca.

Se debe eliminar la coca como cultivo, pues no da de comer a los campesinos. En las zonas que se produce se ha transformado en moneda de cambio, y ello aporta sólo beneficios a los intermediarios que son los que se enriquecen; no se producen alimentos y esto encarece la vida en las comunidades”, explica.

¿No sería más conveniente entonces legalizar los cultivos de coca como en Bolivia?

Colombia no está preparada para su legalización. Hacerlo provocaría más desintegración social de la que que ya existe”, agrega tajante. “En cambio los programas de sustitución de cultivos producen alimentos, capacitan a los campesinos, y se crean nuevas empresas derivadas, con implicación de toda la comunidad.”

Capacitar a los desplazados

Otro programa faro de la ONG, es la capacitación de 5.600 desplazados durante los 3 últimos años, tanto en el campo como en el sector urbano. “Los desplazados prefieren huir hacia las ciudades, donde sienten más en seguridad, y para ello ofrecemos programas de asesoramiento, tanto en el plano económico como psicosocial”, precisa Ángela Garzón.

En las zonas urbanas promueven los huertos familiares para el auto sustento, la creación de tiendas y pequeños negocios artesanales y ofrecen capacitación en varios oficios, educación y asistencia en el ámbito de la salud y gestión ambiental. Su principal objetivo ahora son la puesta en marcha de los programas de acción social para generar ingresos y espera que en el futuro, sus contactos efectuados en Ginebra, den sus frutos.

Swisslatin / Alberto Dufey (24.10.2010)

 
 
 

Subir

© Swisslatin 2010

Sitio configurado para una pantalla 1024x768

Webmaster