>
>
Print Friendly, PDF & Email
Bovino pastando en Manaus, Brasil (Foto WB)

Bovino pastando en Manaus, Brasil (Foto WB)

El cierre del último brote de fiebre aftosa tuvo lugar en Paraguay, a principios del 2012

La Organización Mundial de la Salud (OPS) destaca los esfuerzos realizados por los países de la Región que han perseverado en el fortalecimiento de sus políticas de vigilancia, erradicación y prevención de la fiebre aftosa.

La fiebre aftosa es una enfermedad viral que puede tener un alto impacto en el ganado. La región celebra 3 años sin este flagelo. Al conmemorar este logro, el Centro Panamericano de Fiebre Aftosa (PANAFTOSA), un centro técnico especializado de la OPS, destacó que refleja el fuerte compromiso y trabajo arduo por parte de los países miembros en alcanzar este objetivo.

Enfermedad altamente infecciosa

La fiebre aftosa es una enfermedad altamente infecciosa que afecta al ganado y a otros animales de pezuña hendida. Las personas rara vez se infectan con esta enfermedad, pero su impacto socioeconómico puede ser alto porque implica una barrera nacional e internacional para el movimiento y comercialización de animales y sus productos.

Varias han sido las tareas claves para lograr esta situación de ausencia de fiebre aftosa, destacando entre otras la implementación de sistemas de vigilancia (tanto pasiva como activa) destinados a detectar cualquier foco de enfermedad vesicular.

Estrategias de frontera innovadoras

Además ha sido importante la ejecución de estudios seroepidemiológicos  basados en riesgo, el uso de vacuna de calidad comprobada y estrategias de vacunación sistemática, la mejora de los sistemas de información y el control de los movimientos de animales, y la consolidación de estrategias de frontera innovadoras coordinadas con los países limítrofes.

La inversión económica por parte de los países también ha ido incrementando a lo largo del tiempo, llegando a un gasto anual actual superior a los 1300 millones de dólares (entre inversiones públicas y privadas) por parte de los países de Sudamérica. Contando con más de 7500 veterinarios dedicados a los programa de lucha contra la fiebre aftosa.

Primera exportadora mundial de proteína animal

Esta inversión sanitaria es el factor crítico que ha permitido que, en pocos decenios, nuestra Región lograra no solamente la auto-suficiencia para el abastecimiento de proteína animal para su población, sino que además  posicionarse como la primera exportadora mundial de proteína animal.

Las conquistas obtenidas representan una importante contribución al aumento de los ingresos de familias de pequeños, medianos y grandes productores rurales, generando nuevas fuentes de empleo a lo largo de toda la cadena productiva, tanto en el campo como en la ciudad, se ha logrado una mejora significativa de sus condiciones y calidad de vida y un mayor desarrollo socio económico para los países de la Región.

La evolución histórica

Los países de América Central y del Caribe nunca tuvieron fiebre aftosa, mientras que América del norte quedó libre con la resolución del último foco de México, en 1954.

La región crítica ha sido Sudamérica, que fue ganando cada vez más territorios libres de fiebre aftosa reconocidos por la OIE, con o sin vacunación. Contando ahora mismo con el 83% del territorio libre (64% libre con vacunación y 19% libre sin vacunación), representado más del 90% del ganado bovino y más del 85% de los rebaños de bovinos de Sudamérica.

Swisslatin (08.01.2014)


>