Portal suizo de Información y Servicios

Ginebra Internacional

Rubricas
 
Inicio
Epistolario
Quinta Suiza
Latinos en Suiza
Reportajes
Economía
Ciencias
Sociedad
Cultura
Genealogía
Deportes

Noticias de Agencias

Ginebra Internacional
Nosotros


 

 

Comunidades gitanas reprochan trato que reciben en Suiza

La crítica llega en momentos que el Gobierno aspira a ser miembro del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU.

 


Los gitanos suizos nómadas son cerca de 5 mil personas (Anukan)

 

Las comunidades gitanas en Suiza, aprovechan la ocasión en que el gobierno suizo promueve su candidatura para ser elegido entre los miembros que integraran el nuevo Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, para denunciar las formas de discriminación de que son víctimas.

El representante y fundador del Foro Europeo de los Romas y Nómadas, May Bittel, denuncio la semana pasada en Ginebra, que a los gitanos suizos se les continúa impidiendo instalarse temporalmente en algunos cantones.

May Bittel indicó que si bien esos grupos tienen derecho a viajar a través del territorio de la Confederación Helvética, no siempre pueden detenerse para instalarse temporalmente en un determinado lugar, debido a las prohibiciones especiales que existen contra los gitanos.

Cabe señalar que en Suiza viven unos 35.000 gitanos, de los cuales sólo entre 3.500 y 5.000 mantienen un modo de vida nómada. En su mayoría son ciudadanos suizos y los niños de los grupos nómadas no reciben educación por “no tener domicilio fijo legal”.

Falta de espacios apropiados

A juicio del dirigente de los gitanos, en la mayoría de las ciudades suizas, tanto en la región francófona como germanófona, las comunidades nómadas no disponen de espacios apropiados acondicionados para instalar sus caravanas por algún tiempo.

Sostuvo que esas comunidades se enfrentan a diario a problemas de ese tipo, como les ocurría en los años setenta, cuando iniciaron su lucha para el reconocimiento de su cultura.

Por ello, My Bittel instó a las autoridades federales y locales helvéticas a que actúen y tomen las medidas necesarias para que se garanticen los derechos de los gitanos, como lo ha hecho el cantón de los Grisones al prever lugares especiales para los gitanos locales y para los que lleguen de otros países.

El pasado negro de Suiza con sus gitanos

Cabe recordar que en el 2001 la "Comisión Bergier", en su informe sobre el comportamiento del gobierno helvético durante la Segunda Guerra Mundial, denunció que las autoridades suizas llevaron a cabo una política sistemática de restricción en contra de los gitanos. Según el informe, incluso fueron expulsados nacionales de origen gitano.

El informe Bergier sobre la política helvética frente a la comunidad gitana en la época del nazismo, sostiene que Suiza siguió una política de reenvío sistemático dirigida en contra de los gitanos llegados del exterior, sin nacionalidad, e incluso en contra de aquellos en posesión de la nacionalidad helvética.

Según el documento, las autoridades suizas de la época no tuvieron consideración sobre el destino de la comunidad gitana ante la hegemonía nazi.

El informe sostiene que Suiza fue uno de los primeros países europeos en haber practicado una política de rechazo y expulsión reservada a los viajeros gitanos.

El estudio de la actitud de Suiza ante la comunidad gitana, forma parte de las investigaciones de la Comisión Bergier, creada en 1996 por el Parlamento suizo para situar el comportamiento de las autoridades helvéticas en la época de Holocausto. 

Primera ley contra los gitanos decretada en Lucerna

El documento fue dado a conocer a finales del 2001, donde se reconoce que la primera ley en contra de los gitanos se promulgó en 1471, en Lucerna, Suiza.

Este hecho marcó el precedente de lo que sería una serie histórica de leyes que restringieron la movilidad y la expresión de la cultura, creencias y forma de vida del pueblo gitano.

Esta ley fue seguida por el traslado de 17.000 gitanos a Moldavia en calidad de esclavos. Leyes de similar naturaleza se implantaron en Brandeburgo, en 1482, y en España, en 1492, el año en que se decide expulsar a judíos y musulmanes de la Península Ibérica, y en Suiza nuevamente en 1913.

Swisslatin

Derechos Humanos

Suiza tampoco está libre de reproches

Suiza es uno de los candidatos dados como seguros para integrar el nuevo Consejo de los Derechos Humanos que se elegirá en Ginebra el próximo mes de mayo. Sin embargo la Confederación tampoco está libre de reproches.

El informe del Consejo Económico y Social de la ONU sobre Racismo, Discriminación Racial, Xenofobia y formas conexas de intolerancia, señala que Suiza tiene aún progresos que realizar.

En particular en temas como anti semitismo, y derechos de los niños, extranjeros y gitanos, pero en particular sobre prácticas xenofobas y racistas. Sobre este último punto, el informe del relator especial de la ONU Doudo Diène que investigó este tema en Suiza quedó en suspenso, con la reciente disolución de la Comisión de los Derechos Humanos.

El informe presenta también el estudio sobre las posibles discriminaciones en el ámbito del derecho sobre los extranjeros (reagrupamiento familiar) y el derecho de los niños extranjeros a ser educados y a no ser separados de sus padres.

También se menciona la discriminación en materia del derecho de los extranjeros, si bien se reconoce el esfuerzo y contribución helvética en la elaboración, a nivel nacional, de un instrumento apropiado para la observación permanente del racismo, la xenofobia y el antisemitismo.

Los candidatos al Consejo

La portavoz de la Asamblea General de la ONU, Pragati Pascale, ha informado de que un total de 21 estados miembros han presentado su candidatura ante ese organismo para formar parte del nuevo Consejo de Derechos Humanos. Pascale confirmó cuatro países más se han declarado candidatos por Europa Occidental: Alemania, Grecia, Portugal y Suiza. El Consejo será elegido el próximo 9 de mayo y se reunirá por primera vez en Ginebra el 19 de junio.

Para garantizar la representatividad mundial, una resolución de la ONU ha concedido 8 puestos en el consejo a América Latina y el Caribe, 13 a África y el mismo número a Asia. Las naciones occidentales tienen 7 asientos y Europa Oriental contará con 6.

Argentina, Brasil, México, Perú y Nicaragua buscan 5 de los 8 puestos para su región. El único candidato africano es Argelia, y los candidatos asiáticos son Bangladesh y Pakistán. Los cinco países que por el momento han solicitado los puestos para Europa Oriental son República Checa, Georgia, Hungría, Ucrania y Letonia.

© Swisslatin 2005

 

Sitio configurado para una pantalla 800x600

Webmaster