Portal suizo de Información y Servicios

Genealogía

Rubricas
 
Inicio
Epistolario
Quinta Suiza
Latinos en Suiza
Reportajes
Economía
Ciencias
Sociedad
Cultura
Genealogía
Deportes

Noticias de Agencias

Ginebra Internacional
Nosotros


 

 

Las esperanzas de un descendiente suizo en la nueva ley de la nacionalidad

Oscar Muschi, de origen tesinés vive clandestino en Estados Unidos soñando con retornar a Suiza.

 


La familia emigrante de Severino Muschi (Foto archivo familiar)

 

El 1 de enero del 2006 entró en vigor la nueva ley de nacionalidad suiza, cuya principal modificación se hizo a favor de las personas de origen suizo, que habían perdido el derecho a obtener el pasaporte rojo con la cruz blanca.

Para muchos descendientes estrechamente vinculados con la madre patria, la nueva ley constituye un acto de justicia esperada por varias generaciones; un reconocimiento tardío, pero para muchos, la última esperanza para reanudar con un pasado no muy lejano.

La odisea de un descendiente sin pasaporte

El testimonio de un descendiente de la familia Muschi, originario de Manno, cantón del Tesino, es revelador del calvario que muchos hijos de emigrantes suizos debieron enfrentar a la espera del cambio de la nueva ley.

Oscar Muschi nos contactó desde la clandestinidad en los EEUU, donde emigró en una mala época buscando los medios para la subsistencia para su familia que no pudo encontrar en Perú, la patria a donde emigraron sus abuelos suizos hace un siglo atrás.

"Los Muschi dejaron su comuna para probar fortuna en Perú, pero desgraciadamente y contrario a la costumbre suiza de triunfar, el caso de mi familia fue poco exitoso, mi bisabuelo decidió regresar al Ticino, pero mi abuelo se enamoró y se quedó a vivir en el Perú, nunca regresó a su comuna con los viejos”, cuenta Oscar, el nieto descendiente.

Nuestras raíces están en Suiza

"Han pasado ya casi 60 años de aquello, durante los cuales sus respectivos hijos extemporáneamente lograron ser reconocidos como ciudadanos de la comuna de Manno en el Ticino, derecho al que a nosotros los nietos nos fue negado”, señala.

“Pero hoy la ley ha sido modificada y se abre una luz para recuperar un derecho que consideramos justo, pues es innegable que allá están nuestras raíces. En lo personal, esta coyuntura me permitirá salir de esta situación tan embarazosa de seguir escondido del servicio de Inmigraciones estadounidense”, agrega.

“Sin embargo el tiempo transcurrido en esta espera no lo podremos recuperar jamás, ¿por qué la Madre Patria tardó tanto? Hoy no somos los jóvenes de ayer, las generaciones que nos sucedieron la han pasado tan duro, creciendo en ambientes convulsionados con economías en crisis y por tanto, con pocas oportunidades de salir adelante”, se pregunta.

Una ley discriminatoria

Oscar Muschi fustiga la antigua ley de la nacionalidad, a su juicio “discriminatoria y contradictoria”. Y cuenta su caso:

“Para recuperar la ciudadanía (léase obtener un pasaporte suizo) se me exigía mantener lazos con entidades suizas : por ejemplo el Club Suizo, el Colegio Suizo. Sin embargo mi solicitud al club nunca fue aprobada, porque se me exigía el pasaporte suizo !

Algo parecido sucedió con el Colegio Suizo, la dirección del plantel aceptó la solicitud de ingreso para mis hijos, en forma condicional (el pasaporte era una obligación), se me estuvo reclamando el estado de mi solicitud de ciudadanía, hasta que la Dirección se olvidó del detalle. Aquí se ajusta el acertijo, ¿cual es primero, el huevo o la gallina?

Lo que pudo ser y no fue

Esa negativa resultó nefasta para los Muschi: “Los contactos con familiares en Suiza, se fueron enfriando de generación en generación; mientras por un lado se nos exigía el demostrar tener contacto con ellos, al mismo tiempo se nos cortaba la posibilidad de tener libre acceso a ellos. Los actuales parientes suizos no nos reconocen como tal o nos miran con desconfianza”.

“Durante muchos años escuché a mi papá y a mis tíos hablar sobre el abuelo, su tierra, la familia de Manno, la belleza de Lugano, lo que pudo ser y no fue”.

“Pude hacer mi carrera universitaria, gracias a los esfuerzos de mi madre; en el año 1979 contraje matrimonio y fruto de ello, nacieron mis dos hijos Italo y Julissa, quien me acaba de hacer abuelo”.

“Desde el año 1984 mi actividad profesional estuvo enfocada como especialista en el comercio internacional, en una de las más importantes plantas de fundición de Lima, Perú.

Un extranjero más a pesar de los orígenes

Sin embargo la situación de la minería que era nuestro principal mercado, decayó. Entonces vino la debacle, la empresa fue vendida dos veces. A finales de 1999, la situación en Perú era prácticamente insostenible para mí, estaba desempleado y tenia acreedores por todos lados, tenia que emigrar.

“Mi primera intención fue ir a Suiza, pero fue inútil, a pesar de ser hijo de suizos, para la Ley yo era un extranjero más”.

“Entonces, no lo pensé más, a inicios del 2000, conseguí una visa de negocios en la Embajada de los Estados Unidos, mi intención fue mirar el panorama y después mandar por los míos, sin embargo los incidentes del 11 de Septiembre, echaron mis planes por los suelos, las visas a este país se pusieron imposibles”.

“Hoy mi familia está desmembrada, y yo vivo en la ilegibilidad aquí; sin embargo, las últimas reformas de la ley de la nacionalidad suiza, pueden darme la oportunidad de reunirme con ellos”.

Oscar Muschi piensa ahora, que el reinsertarse con la tierra de sus ancestros  le llevará mas tiempo de lo que hubiese deseado, pero –insiste- “estamos listos para ese encuentro, es tiempo de cerrar el circulo, es el hijo pródigo que intenta regresar a casa”.

Swisslatin

Los Muschi de Manno en el Perú

Los Muschi son una de las familias “patricias” (derecho de burguesía en otros cantones) de la comuna de Manno en el Ticino. A fines del siglo XIX  llegan al Perú los hermanos Erminia y Tomasso Muschi, no eran  parientes directos, de los ancestros de Oscar Muschi, pero ellos recibieron tiempo después a su bisabuelo Giovanni y a su hijo Severino Muschi. 

De Buenos Aires a Lima

Antes de llegar a suelo peruano, Giovanni había dejado en Buenos Aires, Argentina a sus otros hijos Minerva y Romulo Muschi, quienes tenian como destino la ciudad de Rosario de Santa Fé. De estos solo se tiene noticias de los descendientes de Minerva, de los de Rómulo se ha perdido todo rastro, al parecer se han extinguido.

El escudo familiar de los Muschi en el Tesino.

El bisabuelo Giovanni regresó al Ticino, pero el abuelo Severino se quedo para siempre en el Perú, donde murió.


 




 

© Swisslatin 2005

 

Sitio configurado para una pantalla 800x600

Webmaster