>
>
Trabajador agrícola asiático (Foto WB)

Trabajador agrícola asiático (Foto WB)

La OIT estima que las ganancias  ilegales superan los 150.000 millones de dólares anuales.

El trabajo forzoso en la economía privada genera ganancias anuales ilegales de 150.000 millones de dólares, alrededor de tres veces más de la cifra estimada anteriormente, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El informe de la OIT, “Ganancias y Pobreza: Aspectos económicos del Trabajo Forzoso”  señala que dos terceras partes del total estimado de 150.000 millones de dólares, es decir 99.000 millones, provienen de la explotación sexual comercial, mientras que 51.000 millones de la explotación forzosa con fines económicos, que abarca el trabajo doméstico, la agricultura y otras actividades económicas.

Esclavitud moderna

“Este nuevo informe lleva nuestro conocimiento sobre la trata, el trabajo forzoso y la esclavitud moderna a un nivel superior”, declaró el Director General de la OIT, Guy Ryder. “El trabajo forzoso es nocivo para las empresas y para el desarrollo, pero sobre todo para sus víctimas. Este informe añade un nuevo carácter de urgencia a nuestros esfuerzos para erradicar cuanto antes esta práctica altamente rentable pero fundamentalmente nefasta”.

Las nuevas cifras se basan en los datos de la OIT publicados en 2012 que estimaban el número de personas víctimas del trabajo forzoso, de la trata y de la esclavitud moderna en 21 millones.

Mujeres y niñas

Es importante destacar que las nuevas estimaciones indican que más de la mitad de las víctimas del trabajo forzoso son mujeres y niñas, principalmente en la explotación sexual comercial y el trabajo doméstico, mientras que los hombres y los niños son sobre todo víctimas de la explotación económica en la agricultura, la construcción y la minería.

La repartición de las ganancias generadas por la explotación forzosa con fines económicos es la siguiente:

Las cifras

34.000 millones de dólares en la construcción, la industria, la minería y los servicios;9.000 millones de dólares en la agricultura, incluyendo la silvicultura y la pesca y 8.000 millones de dólares ahorrados por los hogares privados que o no pagan o pagan menos de lo debido a los trabajadores domésticos sometidos al trabajo forzoso.

El informe identifica las crisis de los ingresos y la pobreza como los principales factores económicos que empujan a los individuos hacia el trabajo forzoso. Otros factores de riesgo y de vulnerabilidad comprenden la falta de educación, el analfabetismo, el género y las migraciones.

Swisslatin / ILO News (15.12.2014)


>