Derechos Humanos


Las mujeres pagan un tributo muy caro durante los conflictos armados 
(
foto UN/ Alberto González Farrán)

La violencia sexual en los conflictos armados sigue vigente como principal humillación

El flagelo continúa después de que se ha acallado el fuego de otras armas, dice experta de la ONU.

 

publicidad

La cuestión de la violencia sexual en los conflictos armados hace parte de los temas que aborda la 19° sesión del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, iniciada este lunes en Ginebra, sin que en el terreno se logren avances.

Previo al examen ante los expertos en derechos humanos, el asunto hizo parte de una sesión del Consejo de Seguridad sobre ese tema, donde la representante especial de la ONU sobre violencia sexual, Margot Wallström llamó una vez más a los gobiernos a que se castiguen ante la justicia a los beligerantes que la practican.

Un atropello ancestral

La representante especial de la ONU advirtió que ese atropello ancestral no es específico de algún país o continente sino que constituye un riesgo mundial y señaló que el terror que una mujer desarmada sufre frente a ese tipo de agresión se traduce en un arma que somete a comunidades enteras.

 “Como proceso de intimidación, las violaciones suelen anteceder al conflicto y son también la última arma en rendirse. Es importante no olvidar que la violencia sexual continúa después de que se ha acallado el fuego de otras armas”, dijo la experta.

El rol de las fuerzas de paz

Wallström añadió que pese a la persistencia de ese flagelo se han logrado ciertos avances en su combate, entre los que destacan los mecanismos de protección establecidos por una amplia coalición de fuerzas de paz, fiscales de crímenes de guerra, diplomáticos y otros actores internacionales.

Esos mecanismos, que consisten en hacer públicos los nombres de quienes han cometido esos abusos, han dado resultados tangibles puesto que no permiten que los responsables se oculten tras un manto de impunidad, explicó la representante.

Amenaza a la seguridad de regiones enteras

Por otra parte, destacó cómo el Consejo de Seguridad ha cambiado la percepción de esa atrocidad y aseveró que gracias a ese cambio la violencia sexual es considerada como una amenaza a la seguridad de regiones enteras.

El tema volvió a ocupar el centro de la actualidad durante los recientes conflictos bélicos de Libia y Costa de Marfil,  y anteriormente en el Congo, país este, donde en el colmo de la ironía, soldados del cuerpo de la paz de la ONU, fueron denunciados por violar a las mujeres en los campamentos de refugiados.

En un informe presentado por Margot Wallström al Consejo de los Derechos Humanos, ha quedado demostrado que las fuerzas libias usaron la violación como un arma de guerra.

“El problema es que muy pocas mujeres acuden a presentar denuncias de violación porque conlleva serios riesgos personales para ellas. Una mujer que denuncia haber sido violada se expone a ser flagelada, lapidada y acusada de adulterio.

Bachelet pide más mujeres soldados

Por su parte, Michelle Bachelet,  directora de la ONU-Mujeres,  indica que el miedo a denunciar puede ser el motivo de que se documenten muy pocos casos de violación en los conflictos armados y se mostró partidaria que se incremente el número de mujeres en las misiones de Paz de la ONU.

Insistió en que la prevención y la educación son las mayores armas contra la violencia de género, y mencionó también el rol de los medios de comunicación.

Swisslatin (27.02.2011)

 
 

Subir

© Swisslatin 2010

Sitio configurado para una pantalla 1024x768

Webmaster