Portal suizo de Información y Servicios

Deportes

Rubricas
 
Inicio
Epistolario
Quinta Suiza
Latinos en Suiza
Reportajes
Economía
Ciencias
Solidaridad
Sociedad
Cultura
Genealogía
Deportes

Noticias de Agencias

Ginebra Internacional
Nosotros
 

 

Ricardo Cabanas el gallego de la selección suiza

Entre los jugadores bi-nacionales de la escuadra helvética, destaca el medio campista de origen español.

 

El suizo-gallego Ricardo Cabanas presente en el Mundial de Alemania (Foto Archivos-CH)

 

Ricardo Cabanas es Ricardo Cabanas, y no Cabañas, como toda la prensa española y latinoamericana se empeña en llamarle sin ningún motivo porque es un apellido gallego.

Ricardo Cabanas, es hijo de emigrantes de Barcia, un valle muy cercano a la localidad coruñesa de Carral. Nació en Zürich el 17 de enero de 1979.

Pero no fue con la comunidad gallega en Suiza con la que Cabanas comenzó su relación con el fútbol. Su primera incursión fue junto a su hermano Cristian en la Juventus de Zürich, un equipo formado por inmigrantes italianos seguidores del conjunto turinés.

De este equipo dio el salto al Grasshopper con el que debutó en Primera en la temporada 1997-98, aunque sólo jugó un partido. Fue en la siguiente temporada cuando empezó a gozar de continuidad. Cabanas disputó 24 partidos y fue elegido mejor debutante del año 1999 en la Liga helvética.

Progresión imparable

Su progresión continúa imparable en 2000. Participa en 31 partidos, marca 7 goles, gana el trofeo al mejor jugador joven de la Liga y consigue debutar con la selección absoluta.

En Suiza le consideran "el nuevo Sforza" un medio centro internacional que jugó en el Inter de Milán y el Bayern Munich y que actualmente milita en el Colonia.

A pesar de ser suizo por naturalización, Cabanas no olvida sus raíces gallegas, concretamente. De hecho, el año pasado el centrocampista de la escuadra suiza participó en la victoria de Galicia ante Uruguay con una actuación soberbia.

"Para mí supuso una enorme ilusión disputar este partido. Los emigrantes sentimos un cariño muy profundo por nuestra tierra, más incluso que la gente que vive en ella", dijo esa vez a la prensa.

Un recorrido por Francia y Alemania

Consolidado en su equipo y en la selección, en 2002 acude al europeo sub 21 donde lleva al equipo hasta las semifinales del campeonato. Tras ganar su segunda Liga en 2003 con el Grasshopper, ficha por el Guingamp de la Primera división francesa. "No tuve demasiada suerte. Llegué a un equipo en reconstrucción tras la marcha de Drogba al Marsella, luego me lesioné; cuando me recuperé no me dieron continuidad para volver a mi nivel y decidí marcharme".

Cabanas abandona el Guingamp en enero y regresa al Grasshopper quién lo sede al Colonia, en Alemania.

Finalmente el seleccionador Jakob Kuhn le convoca pese a estar sancionado por una expulsión en la penúltima jornada de la fase de clasificación frente a Rusia. Cabanas no pudo participar en los dos primeros partidos, pero disputó los 90 minutos del tercero frente a Francia.

El Mundial de Alemania es su próximo reto después de su brillante clasificación frente a Turquía en la repesca en una eliminatoria que terminó con los gravísimos incidentes de Estambul. 

Contento de jugar por la selección

"Fue una auténtica encerrona desde que llegamos. Nos robaron los equipajes, tiraron huevos y piedras al autocar, nos insultaron, trataron de intimidarnos de todas las maneras, pero no lo consiguieron. Y lo que pasó en el tunel de vestuarios fue indescriptible. Nos dieron por todos los lado, pero yo también repartí lo mío", confiesa el centrocampista galaico-suizo.

"Cuando era más joven soñaba con jugar en el Deportivo o en el Celta, pero ahora ya no. Si hay una oferta, perfecto, pero no me obsesiono con esa idea. En Alemania estoy contento y más feliz de jugar en la selección suiza", dice.

Suiza quedó en el grupo G junto a Francia, Corea y Togo. Su sueño es pasar a octavos de final y después probar fortuna en otros campeonatos. El Sunderland está interesado en ficharle, pero Cabanas prefiere por ahora la Liga alemana.

Swisslatin

La Onu y la FIFA el mismo combate: la paz y el desarrollo

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, y el secretario general de la ONU, Kofi Annan, pusieron el acento en la universalidad del fútbol y pidieron a los jugadores y aficionados que asistirán al Mundial de Alemania que pongan la "magia" de ese deporte al servicio de la paz y del desarrollo.

En las próximas semanas millones de personas en todo el mundo fijarán su atención en la Copa del Mundo, que se iniciará el próximo viernes, por lo que ambos representantes expresaron su esperanza en que este evento deportivo contribuya a "reducir las fracturas sociales, culturales y religiosas".

Un idioma universal

El fútbol es "un idioma universal" que también puede "aportar bienestar a comunidades y países enteros", explicaron ambos mediante una declaración escrita.

Señalaron que ese deporte favorece el desarrollo y la plenitud de las personas, al tiempo que "nos enseña el espíritu de equipo y a actuar con lealtad".

Annan y Blatter explicaron que por esa razón la ONU ha buscado utilizar el fútbol para "curar las heridas emocionales que las guerras han dejado en los jóvenes refugiados y en los países que han vivido conflictos armados recientes".

Bajo esa misma perspectiva, la ONU también ha hecho del fútbol un "instrumento" para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, establecidos por los 191 estados miembros de la organización en 2000, entre los que se encuentra reducir a la mitad la pobreza en el mundo para el 2015.

Concluyeron señalando que el "deporte puede favorecer la paz y el desarrollo y puede contribuir a un clima de tolerancia y comprensión".


 




 

© Swisslatin 2005

 

Sitio configurado para una pantalla 800x600

Webmaster