Cultura


Ceremonia indígena dedicada a la fiesta de los muertos en México (foto UNESCO)

La fiesta del Día de los Muertos, un patrimonio inmaterial de los pueblos indígenas

Celebran el retorno transitorio a la tierra de los familiares y seres queridos fallecidos.

publicidad

Por encima de las celebraciones cristianas del Día de los muertos, la UNESCO recuerda que se trata ante todo, de un patrimonio inmaterial para la humanidad, y destaca en particular el carácter festivo que este día adquiere en México.

En efecto, con la fiesta del Día de los Muertos, tal como la practican las comunidades indígenas, se celebra el retorno transitorio a la tierra de los familiares y seres queridos fallecidos. Esas fiestas tienen lugar cada año a finales de octubre y principios de noviembre.

Al mismo tiempo, este periodo marca el final del ciclo anual del maíz, que es el cultivo predominante en muchos países latinoamericanos, y en especial en México.

De la casa al cementerio

Para facilitar el retorno de las almas a la tierra, las familias esparcen pétalos de flores y colocan velas y ofrendas a lo largo del camino que va desde la casa al cementerio. Se preparan minuciosamente los manjares favoritos del difunto y se colocan alrededor del altar familiar y de la tumba, en medio de las flores y de objetos artesanales, como las famosas siluetas de papel.

Estos preparativos se realizan con particular esmero, pues existe la creencia de que un difunto puede traer la prosperidad (por ejemplo, una abundante cosecha de maíz) o la desdicha (enfermedad, accidentes, dificultades financieras, etc.) según le resulte o no satisfactorio el modo en que la familia haya cumplido con los ritos.

El papel del individuo dentro de la sociedad

Los muertos se dividen en varias categorías en función de la causa del fallecimiento, edad, sexo y, en ciertos casos, profesión. Se atribuye un día específico de culto para cada categoría.

Este encuentro anual entre los pueblos indígenas y sus ancestros cumple una función social considerable al afirmar el papel del individuo dentro de la sociedad. También contribuye a reforzar el estatuto político y social de las comunidades indígenas de México.

Las fiestas indígenas dedicadas a los muertos están profundamente  enraizadas en los países centroamericanos.

El patrimonio vivo

La UNESCO definió este tipo de manifestaciones culturales, como el "patrimonio vivo" o "patrimonio inmaterial" de los pueblos.

Este patrimonio comprende idiomas, narraciones, cuentos, bailes, artes del espectáculo, ceremonias, medicina tradicional, tejido, alfarería, etc. –en resumen, todos los conocimientos especializados que se transmiten de generación en generación.

Espíritu de los pueblos

Estas tradiciones y prácticas reflejan el espíritu de los pueblos y las comunidades, pero a menudo, este patrimonio inmaterial suele encontrarse en una situación de mayor riesgo que el patrimonio natural y material, por lo que la UNESCO insta a preservarlas.

Swisslatin (02.01.2012)

 
IBS 250x250
 

Subir

© Swisslatin 2010

Sitio configurado para una pantalla 1024x768

Webmaster