Portal suizo de Información y Servicios

Cultura

Rubricas
 
Inicio
Epistolario
Quinta Suiza
Latinos en Suiza
Reportajes
Economía
Ciencias
Solidaridad
Sociedad
Cultura
Genealogía
Deportes

Noticias de Agencias

Ginebra Internacional
Nosotros
 

 

Arte plumario de la artista boliviana Alejandra Bravo en Ginebra

El Palacio de las Naciones presenta una muestra de la obra de esta original forma de expresión artística.

 

El cartel de presentación de la exposición de la artista boliviana en el Palacio de las Naciones. (LDD)

 

Rescatar la herencia cultural de los antepasados indígenas sudamericanos del olvido, es uno de los objetivos de la muestra que Alejandra Bravo exhibe hasta el 31 de agosto, con su "arte plumario" en el Palacio de las Naciones de Ginebra (Suiza), la sede europea de la ONU.

“Con mi trabajo quiero mostrar una parte de la cultura sudamericana que, desafortunadamente, casi se ha perdido. Como boliviana, mi objetivo es revivir el arte de la pluma, desarrollando y ajustando las técnicas a nuestros días”, explicó la artista boliviana durante la inauguración de la exposición.

Utilizando nuevas técnicas

“Para nuestros antepasados, las plumas eran lo que es hoy el oro”, agrega la artista, quien por razones ecológicas sólo utiliza plumas de aves de corral en sus trabajos, que ella se encarga de tratar, teñir y decorar.

“Como boliviana, mi objetivo es revivir el arte de la pluma, desarrollando y ajustando las técnicas a nuestros días”, agregó.

La artista lleva tres décadas de trabajo y dedicación convirtiendo las plumas en soporte del arte y su resultado es hoy en día un reconocimiento internacional, que se ha traducido en invitaciones a exponer en las principales galerías europeas.

En el trabajo de Alejandra Bravo, (en la foto) las plumas no sólo sirven para la creación de objetos, sino que también se convierten en transmisores de mensajes diversos. 

Uno de ellos es denunciar la amenaza que pesa sobre la Amazonia, donde las especies, las etnias y sus culturas se encuentran en un punto crítico debido, entre otras cosas, al pillaje.

Una obra llena de mensajes

Otro mensaje latente en su obra está relacionado con la emigración, la represión y la paz, expresado a través de coronas, sombreros, collares, arcos, flechas y puñales multicolores.

Comparten el espacio de la muestra, otros trabajos de tipo abstracto, elaborados a base de plumas y con el único apoyo de hilos, cuerdas y semillas, como se observa en la exposición del Palacio de Naciones Unidas.

La artista boliviana reside en Suiza desde hace 30 años, donde llegó como exiliada política durante la dictadura del general Banzer. En su país de acogida construyó su espacio y dedica su tiempo a difundir a través de sus obras, lo más representativo de las cultura culturas quechua, guaraní y aymará. 

Sin olvidar el imaginario de las tribus amazónicas expresados a través del arte de la pluma. Un arte presente en todas las culturales ancestrales del continente americano.

Una búsqueda estética

El próximo año Alejandra Bravo viajará con su “Arte Plumario” a Pekín, donde será mostrada en el Museo de Ciencias Naturales de la capital china.

La artista boliviana demuestra en su exhibición ginebrina, haber dominado a la perfección la técnica, incorporando contenidos propios. Su trabajo ha adquirido madurez y trasciende el mensaje de primer grado de sus comienzos, para transformarse ahora en una búsqueda estética de gran valor artístico.

Swisslatin

 

Un arte universal y familiar en América pre-hispánica

El arte plumario ha sido desarrollado en todas partes del mundo, algunos ejemplos: grupos humanos de África y Oriente, en algunas islas del pacífico como Hawai y también Perú. Las plumas se usaban en atuendos para distinción de clases sociales, religiosas y de poder.

En el México precuauhtémico se utilizaban los copillis (penachos) para las danzas de diferentes grupos. Cada pluma tenía que ser ganada con la lucha diaria para así poderla portar con dignidad. Cada pluma significaba sabiduría, pero sabiduría del ser humano completo, el valor y el respeto. En lo espiritual las plumas limpian el aire que respiramos y funcionan como antenas receptoras de la energía vital de xiutecutli(el calor celeste).

El arte plumario de los Incas

Las prendas de plumería manifiestan un gusto estético por el color y se usaron en mantas camisas, abanicos y sombrilllas para preservar del sol a los personajes conducidos en andas. Los brillantes tonos de las plumas empleadas señalan un origen selvático, por que debió existir un trueque a lo largo y ancho del país entre la selva, la sierra y la costa.

Historias de un cronista

El cronista Santa Cruz Pachacuti cuenta que para los grandes acontecimientos, como el matrimonio de Huayna Cápac con su hermana el día que recibió la borla o mascaipacha insignia del poder, se recubrieron los techos de paja de los palacios y los templos del Cusco con las más vistosas mantas confeccionadas con plumas multicolores. El espectáculo debió ser magnífico y sobrecogedor pues los brillantes colores de las techumbres contrarrestaban con la sobriedad de las piedras y las cenefas de oro de los muros palaciegos.


 




 

© Swisslatin 2005

 

Sitio configurado para una pantalla 800x600

Webmaster