>
>
Luchando contra el olvido (Foto CG/WHO)

Luchando contra el olvido (Foto CG/WHO)

Ministros adoptan un plan de Acción Mundial contra la Demencia, para sensibilizar sobre la enfermedad.

Ministros de todo el mundo y especialistas del ámbito clínico, de la investigación y ONG tomaron parte de la primera Conferencia Ministerial sobre la Acción Mundial contra la Demencia realizada en Ginebra por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La conferencia tuvo por objeto sensibilizar con respecto a la carga socioeconómica que conlleva la demencia, y subrayar que tal carga puede reducirse si el mundo se compromete colectivamente a dar prioridad a la demencia en el programa político mundial.

Entre los temas abordados, destacaron los relacionados con la investigación y la reglamentación de fármacos hasta la atención y los derechos humanos. Los participantes acordaron impulsar colectivamente un programa mundial sobre la demencia.

Prioridad de salud pública

Desde el año 2012, la OMS reconoce la demencia como una prioridad de salud pública y el programa Mundial tendrá por objeto proporcionar información y fomentar una mayor concienciación sobre la demencia.

Entre sus objetivos inmediatos está velar por que se intensifiquen los esfuerzos públicos y privados en pro de la mejora de la atención y el apoyo prestados a las personas con demencia y sus cuidadores. Otro objetivo es mejorar la atención de los trastornos mentales, neurológicos y por abuso de sustancias.

Más allá del envejecimiento normal

La demencia es un síndrome –generalmente de naturaleza crónica o progresiva– caracterizado por el deterioro de la función cognitiva (es decir, la capacidad para procesar el pensamiento) más allá de lo que podría considerarse una consecuencia del envejecimiento normal.

La demencia afecta a la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio. La conciencia no se ve afectada. El deterioro de la función cognitiva suele ir acompañado, y en ocasiones es precedido, por el deterioro del control emocional, el comportamiento social o la motivación.

Aunque afecta principalmente a las personas mayores, la demencia no constituye una consecuencia normal del envejecimiento.

7,7 millones de nuevos casos

En el mundo entero hay unos 47,5 millones de personas que padecen demencia, de las cuales un poco más de la mitad (58%) viven en países de ingresos bajos y medios y cada año se registran 7,7 millones de nuevos casos. La enfermedad de Alzheimer, que es la causa de demencia más común, acapara entre un 60% y un 70% de los casos.

Se calcula que entre un 5% y un 8% de la población general de 60 años o más sufre demencia en un determinado momento. Se prevé que el número total de personas con demencia prácticamente pase de 75,6 millones en 2030 a 135,5 millones en 2050.

Swisslatin (17.03.2015)


>