>
>
Los gases de las vacas contaminan (Foto WB)

Los gases de las vacas contaminan (Foto WB)

La FAO advierte sobre el incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero que provoca la ganadería.

El sector de la ganadería es uno de los principales culpables del aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero en América Latina, que junto a la agricultura se han duplicado en los últimos 50 años, según la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura  (FAO).

América Latina y el Caribe es la segunda región que genera más emisiones agrícolas a nivel global, con un 17% del total, seguida por África con un 15%. Asia es la que produce más gases de ese tipo, un 44% del total, y América del Norte un 8%.

Fomentar la absorción de gases

Las emisiones regionales para ese tipo de industria superaron las 2.800 toneladas de dióxido de carbono en el periodo 2001–2010 y seguirá aumentando si no se hace un mayor esfuerzo para reducirla.

El organismo indicó que es fundamental que los gobiernos fomenten la absorción y retención de los gases de efecto invernadero, para avanzar hacia modelos de producción más sostenibles.

El impacto del cambio climático en Colombia

Por otro lado, un estudio elaborado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) advirtió que la economía colombiana podría sufrir pérdidas anuales del 0,49% de su Producto Interno Bruto por efectos del cambio climático.

El análisis indica que ese impacto será más significativo en regiones como la de Orinoquía o los altiplanos andinos, así como en los hogares de ingresos bajos.

Reducir efecto en poblaciones vulnerables

El estudio analizó los sectores del transporte, los bosques, la pesca, la ganadería y la agricultura, además de los recursos hídricos y las especies nativas.

La CEPAL llamó a las instituciones encargadas de diseñar las políticas públicas en Colombia a que consideren el efecto diferenciado de ese fenómeno en las regiones y en las poblaciones más vulnerables, de modo que incluyan medidas que minimicen su impacto.

Efectos de la pesca excesiva

En un plano más global, la FAO insta además, a adoptar medidas urgentes para evitar la pesca excesiva y la contaminación marítima, así como para hacer frente al cambio climático y a otras amenazas a las poblaciones de peces.

La pesca sostenible y la acuicultura son vitales para la seguridad alimentaria y la nutrición, y afirmó que el desarrollo de los países insulares y costeros depende de la vitalidad de los océanos y sus ecosistemas.

Los impactos de la pesca excesiva, la contaminación y el cambio climático ya son evidentes, y afectan a las comunidades más pobres del mundo.

Swisslatin (07.08.2014)


>