>
>
Print Friendly, PDF & Email
Trabajadores cafeteros (Foto WB)

Trabajadores cafeteros (Foto WB)

Un comportamiento atípico indica un informe de la OIT que da sin embargo, señales de alerta.

Un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) destaca que el desempleo se comportó de manera atípica en América Latina y el Caribe en 2014 porque continuó bajando a pesar de la desaceleración económica que enfrenta la región.

Es decir, menos cesantes, según el informe Panorama Laboral 2014  de la OIT, en su informe anual sobre las tendencias del empleo en el mundo.

No obstante estos indicadores favorables, la directora de la entidad en la región, Elizabeth Tinoco, que presentó este estudio a la prensa, advirtió que estos indicadores laborales envían “señales de alerta” porque se están creando menos empleos.

Un comportamiento atípico

El estudio destaca que la tasa de desempleo urbano cerrará el año a un nivel de 6,1 por ciento, por debajo del 6,2 por ciento del año anterior. Tinoco señaló que eso se traduce en casi 15 millones de personas desempleadas.

El informe anual de la OIT explica que el comportamiento atípico del desempleo se debe a la salida de personas de la fuerza laboral, lo que se reflejó en una baja en la tasa de participación en el mercado de trabajo, y que permitió suavizar los efectos de la caída en la generación de empleo.

Mujeres y jóvenes

Esta baja significa que “muchas personas, en su mayoría mujeres y jóvenes, dejaron de percibir ingresos para sus hogares”, señaló Tinoco.

La directora de la OIT señaló que la región necesita crear 50 millones de empleos los próximos 10 años solamente para compensar el crecimiento demográfico.

Mucho trabajo informal

Por otro lado, el estudio de la OIT también considera difícil que mejore la calidad del empleo, que actualmente ya es débil en la región. En torno a 47% de los latinoamericanos ocupados trabajan en condiciones de informalidad.

Además, casi la mitad de las mujeres de América Latina y el Caribe (47,7 %) que trabajan se desempeñan en empleos de baja productividad, con escasa protección social y salarios precarios.

Según datos de la CEPAL, la tasa de actividad económica femenina en América Latina asciende solo al 49,8%, y una de cada tres mujeres en la región no cuenta con ingresos propios.

Swisslatin (17.12.2014)


>