Portal suizo de Información y Servicios

Actualidad

Rubricas
 
Inicio
Epistolario
Quinta Suiza
Latinos en Suiza
Reportajes
Economía
Ciencias
Solidaridad
Sociedad
Cultura
Genealogía
Deportes

Noticias de Agencias

Ginebra Internacional
Nosotros
 

 

Se acabó el mercado de trabajo suizo para los emigrantes del Tercer Mundo

Nueva ley de extranjería concede prioridad para la mano de obra europea y altamente calificada.

 

Los pequeños trabajos, como el de cajera, serán reservados sólo para los europeos en Suiza (Foto LDD)

 

El 67,96 % de los suizos que acudieron el domingo a las urnas aprobaron una nueva ley de extranjería más restrictiva que dejará fuera del mercado laboral a los trabajadores no europeos no cualificados.

A su vez, más de dos tercios de suizos aprobaron la modificación de las leyes de asilo, (67,75%) que establecen condiciones más severas para la instalación de extranjeros en Suiza.

Nueva ley de extranjería

La nueva Ley de Extranjería, que entrará en vigor en el 2008, consagra el principio de prioridad para los ciudadanos procedentes de los países de la Unión Europea, así como de Noruega, Islandia y Liechtenstein, y limita la admisión de inmigrantes de otras naciones a los trabajadores cualificados.

Es decir, a partir de la entrada en vigor de la ley, los no europeos, especialmente asiáticos, africanos y latinoamericanos verán sus posibilidades de trabajo restringidas, pues sólo los trabajadores altamente cualificados podrán ser contratados por las empresas suizas.

La prioridad será acordada a la mano de obra no calificada proveniente de los países europeos; además, la nueva ley introduce otras limitaciones como la exigencia de conocimientos de idiomas para los demandantes de empleos.

Hasta el 2011 el principio de la libre circulación de personas será reglamentado en función de la demanda de la economía. Hasta esa fecha, de su total liberación, la Confederación seguirá aplicando el sistema de cuotas anuales.

El problema de los sin papeles

Las asociaciones y organizaciones que se opusieron a esta normativa aseguran que será imposible la regularización de unas 80 mil personas sin papeles que viven en Suiza y que trabajan en su mayoría en los sectores de la hostelería, restauración, agricultura y construcción.

La ley de extranjería se extiende también a los asuntos relacionados con el derecho civil, pues impone un mayor control sobre los matrimonios de extranjeros con suizos, con el fin de evitar los matrimonios en blanco, una forma utilizada para legalizar a sin papeles, o acceder al mercado laboral.

Desde ahora, los oficiales del Registro Civil estarán autorizados a investigar a los candidatos al matrimonio, exigiendo el conocimiento también del idioma nacional para la persona extranjera.

Otros alcances de la ley se relacionan con las demandas de naturalización, sometidas a la decisión de las autoridades, que podrán retirar la nacionalidad suiza otorgada a personas que cometen actos que van en contra de los principios de la constitución helvética.

La ley de asilo

El presidente de la Confederación Helvética, Moritz Leuenberger, a nombre del Gobierno, manifestó que la nueva versión de la ley que regulará el asilo en Suiza de una forma más estricta, se debe a la firme determinación de "combatir los abusos" de los solicitantes.

La nueva legislación, elimina la ayuda humanitaria a todos los demandantes de asilo cuya solicitud haya sido rechazada y excluye la revisión de los casos de personas que no puedan presentar documentos.

"Suiza ha decidido combatir los abusos a la vez que busca resguardar su tradición humanitaria y el Gobierno está convencido de que esta ley cumple esa exigencia", explicó el responsable del Ejecutivo.

Entre las modificaciones que figuran en la nueva versión de la norma también está la prolongación de la detención por insumisión (hasta dos años) y el establecimiento de sanciones contra las compañías aéreas que transporten personas sin documentos de viaje válidos.

La población molesta

Moritz Leuenberger, representante socialista en el Gobierno federal colegiado, afirmó que los crecientes abusos registrados en los últimos años en Suiza en relación con el asilo por razones políticas o humanitarias "han irritado a la ciudadanía, que con sus impuestos mantiene los centros de acogida".

"La razón principal para que una persona pida asilo debe ser que es perseguida en su país de origen y no el hecho de que va a recibir asistencia social en Suiza", agregó el presidente.

Aseguró que "para garantizar la ayuda a los verdaderos refugiados" el Gobierno ha tomado la decisión de frenar la mala utilización de la figura jurídica del asilo por parte de personas que no cumplen con los requisitos para que se les reconozca como refugiados.

Swisslatin

El Alto Comisonado de la ONU para los Refugiados lamenta el resultado

«Tomamos nota y lamentamos el resultado del referéndum», afirmó un portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), William Spindler, al conocer los resultados.

Para ACNUR, con sede en Ginebra, el nuevo texto legal es uno de los más restrictivos de Europa, y destacó que su aplicación llega en un momento en que la tasa de nuevos asilados en Suiza es la más baja en veinte años. 

Muchos refugiados políticos y víctimas de la guerra «no tendrán opción de conseguir su documentación» en las 48 horas que exige la nueva Ley de Asilo, explicó Spindler.

 «Existen casos históricos de gobiernos que se deshacen de los documentos acreditativos de los perseguidos y esa realidad no ha cambiado», añadió.

Numerosas organizaciones sociales y religiosas, entre ellas las católicas, se habían opuesto a la aprobación de estas leyes. También Amnisitía Internacional.


 




 

© Swisslatin 2005

 

Sitio configurado para una pantalla 800x600

Webmaster